A veinte años de viajar a Marte, y a dos del coche eléctrico 2


Llegar a poner los pies sobre el planeta que inspiró en tantas culturas el dios de la guerra y la sangre ha sido una meta para la humanidad desde que alguien dijo “Oye, que es un planeta y te puedes subir encima”. Sobretodo de los tíos, claro. Pero no fue hasta la década de 1950 como un grupo enorme de tíos con bata dijo al mundo “Ojito, que en veinte años viviremos en Marte.”. Y claro, se equivocaron. Estarían borrachos por ir en manada.

locomotora-voladora

Y es que resulta que a la humanidad le encanta eso de poner fechas futuras de lo que ocurrirá. ya en el siglo XVIII alguien dijo “En dos años el coche eléctrico será usado en todas partes”. Fue un tipo llamado Robert Anderson, y entre los años 1932 y 1939 (entre no de “entremedias”, sino de “debió ser más o menos por ahí”) construyó el primer vehículo eléctrico puro. El problema por aquél entonces era la capacidad de la pila o batería, pero “en dos años se solucionará”. Y claro, no se solucionó.

Tampoco se solucionó dos años después de la Exposición Mundial de 1867 en París, ni dos años después de 1913 (fecha en la que el primer automóvil eléctrico salió de fábrica). ¿Los problemas? Varios. Por un lado la tecnología aún en desarrollo que no daba ni velocidad ni duración. Y por otro los oligopolios de combustibles fósiles. Esto ha frenado el desarrollo del coche eléctrico, hasta ahora.

¡Por fin tenemos coches eléctricos! Sí, vale, más de la mitad de los puestos de recarga en Madrid (supongo que en otros lugares incluso peor) están rotos o sin mantenimiento, y comprarse un coche eléctrico en este estado de infraestructuras no es muy inteligente. Pero no os preocupéis, que en dos años está.

Y en nueve años llegamos a Marte. Y nueve es un buen número teniendo en cuenta que llevamos unos setenta años estando a veinte años de ir. La propuesta de los nueve años viene de parte del Proyecto Mars One, que está trabajando para mandar a la primera tanda de habitantes marcianos en 2025. Que no os depriman los acabados sin llegar a término proyectos:

  • Proyecto Marte (1952, 1956)
  • Proyecto Empire (1962)
  • Programa Apolo (hacia Marte) (1980)
  • Proyecto Transbordador STS (1980)
  • The Case for Mars (conferencias orientativas) (desde 1981)
  • Iniciativa Exploración Espacial (1989)
  • Mars Direct (1996)

Y estos solo los americanos. Aquí en Europa iniciamos el Programa Aurora (2001), que nos llevaría a Marte en cinco años. Teniendo en cuenta la falta de noticias al respecto la prensa especializada duda mucho de que estemos a menos de 20 años (otra vez).

Pero quizá, y debido a la tecnología, seamos las primeras generaciones que ven cumplir estos dos sueños tecnológicos y de supervivencia humana (o usamos coches eléctricos y nos vamos mudando a Marte a esta piedra le quedan dos días con humanos). De hecho el coche eléctrico es técnicamente viable, pero su implantación depende de aspectos como que el gobierno quiera. Y el viaje a Marte (de ida) ya está programado en el calendario mundial.

Ahora la pregunta importante, la que llevará a la humanidad a ese nuevo estadio de inteligencia. Pero sobre todo la que te estabas haciendo y llevabas décadas meditando: ¿Para cuándo va a volar mi locomotora?

  • http://annoys.wordpress.com rachael calabrian

    Jajaja… Si es que se veía venir… la imagen me estaba avisando y, aún así, he picado…(lo de la locomotora ha sido muy bueno, de veras… :D)

    Respecto al retraso en la realización y puesta en marcha de proyectos, la cosa está complicada… Mira que podrían hacerse verdaderas proezas en el campo tecnológico (ya se hacen, de hecho), pero darlas salida y que estén en condiciones de utilizarse sin dar fallo… Esos es casi un imposible. No porque no se pueda, es, como dices tú, porque no se quiere… y a partir de aquí nada más puedo aportar al tema, creo (que vuelvo a las redacciones con extensión DIN A4 y no quiero…)

    Gracias (reír por la mañana es bueno, seguro). Un saludo.

    - Tuitea este comentario

    • Marcos Martinez

      Últimamente ando con problemas matinales a la hora de publicar (cosas de WordPress) pero me encantaría poder decir que hago reir a la gente por las mañanas. Abre todo un abanico de posibilidades humorísticas =]

      - Tuitea este comentario