Textos de: Cris Mandarica


Acerca de Cris Mandarica

Soy la gota de agua que cava en la piedra, no por su fuerza, sino por su constancia. Y así, paso a paso, escribo las historias que encontraréis en mi blog y, ahora, también aquí.Seguir a @CrisMandarica


vergüenza 6
De entre los comportamientos inherentes al ser humano que más me llaman la atención por absurdos, voy a hablaros hoy de la vergüenza ante determinadas situaciones en las que no deberíamos tenerla. Cuando llega el día de cobro en el trabajo y no ves tu cuenta corriente engrosada por el dinero que tu empresa debería haberte ingresado, esperas, esperas, y esperas. Esperas porque te da vergüenza decir que no te ha llegado el ingreso; te pones colorado si tienes que comentarles a tus jefes que se han olvidado de pagarte el mes. Pero el sueldo es un derecho contractual, es algo que te corresponde porque tú ya has trabajado, y por adelantado además. Tu jefe te exige que llegues a la hora, que hagas esto o aquello, a veces incluso te pide más de lo que debería, más de lo legal, como cuando te quedas una hora extra porque hay mucha carga de trabajo ese día y no te la pagan; o como cuando te acercas un fin de semana a la oficina a mirar algo que necesitan que compruebes con urgencia. Fuera del ámbito laboral, por ejemplo, en un bar, se puede dar la situación de que te cobren un euro de más por un trozo de pan que realmente no te han servido. Y parece que te da reparo hacer ver al camarero que, no sólo no has comido pan, sino que te lo están cobrando indebidamente. Entonces, si es obligación del jefe pagar; si es obligación del camarero cobrar sólo por lo que consumes, ¿por qué nos da tanta vergüenza indicarles su despiste o su error y reclamar que nos paguen o cobren como es debido? ¿Por qué nos ponemos tan nerviosos cuando de reclamar algo que nos corresponde se trata? ¿Es que tenemos el gen de la idiotez por defecto? ¿Será cuestión de la educación que recibimos, de cómo está arraigado ese tipo de costumbres en nuestra sociedad o depende del carácter personal de cada individuo en particular? ¿Vosotros qué pensáis? A mí no me queda claro, lo único que sé con certeza es que no pedir lo que es nuestro es de necios, y que muchos somos necios con conocimiento de causa, y sin poder evitarlo.

La vergüenza de pedir lo que es nuestro


1 6
Hoy quiero preguntaros si creéis que hay bastantes accidentes automovilísticos o si pensáis que serían necesarios algunos más. No es un planteamiento tan descabellado el que os traigo, si el señor encargado de decorar las rotondas no quiere que nos esnafremos más a menudo, ¿por qué permite cosas como esta?: Si yo fuera conduciendo por ahí me quedaría mirando como una boba y, como consecuencia, acabaría empotrando mi vehículo contra alguna pared. ¿Cómo no hacerlo si te ponen a los primos hermanos de Spiderman casi al alcance de la mano? Eso o que se avecina el apocalipsis y las arañas están huyendo hacia donde pueden. No lo sé, es una rotonda horrenda, pero sin duda hace que echemos a volar la imaginación. ¿Habéis visto alguna rotonda más fea que esta y queréis que aparezca en el blog? No os cortéis y mandadme sugerencias, total, después de esto ya no pueden sangrarme más los ojos.

La SpiderRotonda



apastillasparaabortar (1) 2
Recientemente ha saltado la noticia de cómo será la nueva regulación del aborto: una norma compuesta por dos artículos y tres disposiciones en la que la novedad principal será la derogación del apartado 4 del artículo 13 de la Ley del aborto 2/2010; lo que implica que todos los menores, sin excepciones, necesitarán el consentimiento paterno para poder abortar. El debate está servido y hay opiniones para todos los gustos. Yo vengo aquí a exponer la mía. Pero antes de empezar voy a dejar claro que mi opinión: No tiene color político: no estoy adscrita a ningún partido ni creo ciegamente en lo que dice ninguno. Soy de esas personas que primero lee los programas electorales y después vota lo que humildemente le parece mejor sin importar si ese programa viene del PP, del PSOE o de cualquier otro. No tiene carácter religioso: para mí la opinión de que un embrión que cuenta con dos semanas de gestación siente el mismo dolor cuando abortas que si matas a un niño de dos años tiene la misma validez que la opinión de que un hombre no puede masturbarse porque está desechando hijos en potencia al hacerlo. Y aclarado estos puntos, empiezo:

Abortar: ¿hasta dónde llegan los derechos de los padres?


clock-deadline-departure-4090-825x550 2
Hay muchas cosas que pueden tomarse o hacerse tanto en frío como en caliente y seguro que todos tenéis opiniones diversas sobre qué opción es la mejor. ¿Cómo preferís el café: caliente y con espuma, o frío y con un hielo en medio? Seguro que a esto me responderéis como si fueseis gallegos, con un depende: depende de si hace frío o calor, de si es verano o invierno, etc. Vamos a ir más allá de la comida: ¿cómo serviríais la venganza, en frío o en caliente? Seguro que aquí también hay opiniones para todos los gustos. Pero como yo no soy una persona malvada, lo que en realidad quiero saber es lo siguiente: ¿cómo se escribe un artículo de opinión: en frío o en caliente?

¿En frío o en caliente?




1 6
Como su propio nombre indica, esta sección de “Cine de birria” consistirá en hablaros de aquellas películas que considero deberían ser condenadas al ostracismo y contaros por qué. Empezaré por “Guía del autoestopista galáctico”, una película que, según me han contado, es de culto para los amantes de la ciencia ficción, aunque creo que me han engañado con esa afirmación. A partir de aquí hay spoilers, así que si a alguien se le ocurre la brillante idea de ver esta película (nótese la ironía), que no siga leyendo.

Cine de birria: Guía del autoestopista galáctico



1 4
Dijo Norman Mailer: “La gente, en cualquier administración, sin importar lo inteligente o capaz que sea, no trabaja muy racionalmente. Trabajan, en cambio, por sus intereses egoístas.” ¿Y cuál es el interés más egoísta de nuestra Administración hoy en día? Pagar tarde, muy tarde. ¿Qué importa si una pequeña empresa tiene que cerrar porque el Estado le debe mucho dinero por trabajos ya realizados? ¿Le importa a alguien? ¿Le importa a ellos? Pagar una factura siete meses después de que haya sido emitida es, sin duda, un préstamo a coste cero.

¿Es algo gratis igual a coste cero?


1
Me encanta escribir y hacer reseñas (como buenamente sé) pero también tengo mi parte gamberra. Lo que pasa es que con la cantidad de cosas que tengo que hacer me he dado cuenta de que no tengo tiempo para mantener un blog de esta índole de manera periódica. Así que creo que antes de que Mejor será que corras quede en el limbo del olvido prefiero traer las dos cosas que más me gustan a este blog en el colaboro una sola vez a la semana, lo cual me permite no saturarme. Y, ¿qué cosas son las que voy a traer aquí? Pues la sección “Cine de birria”, donde analizo cine del malo, malo, malo; y la sección “Obras de arte”, donde os comentaré las obras de arte que no entiendo o que me parecen absurdas o carentes de sentido. Voy a empezar por recuperar las que ya tenía en el blog y también iré añadiendo cosas nuevas. Así que hoy os traigo una entrada publicada hace casi un año, ahí va: Me he sentado en los cojones de Cela Soy consciente de que el título de este post se las trae, así que voy a explicarlo: En Padrón, una localidad Coruñesa conocida por su jardín botánico y por albergar la Casa-Museo de la ilustre Rosalía de Castro, han puesto en su alameda una estatua en honor a otro ilustre natural de este pueblecito: Camilo José Cela. Desde que instalaron esa estatua todos nos preguntábamos que a qué se debían esas dos enormes bolas que tiene plantadas delante, y todos llegamos a la conclusión de que eran los cojones de Cela, que parece ser que los tenía así de grandes. En esa alameda todos los domingos se pone el mercadillo y cuando la gente se cansa, ¿dónde creéis que se sienta? Pues en el mismo sitio que yo, en los cojones de Cela. Y vosotros, ¿qué “obras de arte” conocéis?

Me he sentado en los cojones de Cela



1 17
Quizás el título de este post os parezca exagerado, pero para mí es la misma exageración que decir que es posible perder 10 kg en una semana de manera sana y sin esfuerzo. Explicar que tener un cuerpo diez es una mezcla entre genética, constancia, comida sana, ejercicio, persistencia, más ejercicio, más esfuerzo, y más constancia no vende, así que algunos anunciantes de ciertos tratamientos estéticos o fármacos para perder peso usan reclamos publicitarios más llamativos pero que para nada se ajustan a la realidad.   Y yo me pregunto: ¿Por qué no se persigue este tipo de prácticas fraudulentas y desleales? A mí no me afecta ver a una modelo de 40 años que parece una chiquilla porque sé que tiene más photoshop encima que el mismo programa en sí. Pero hay gente influenciable, y con ello me refiero especialmente a esos adolescentes que aún no tienen debidamente formada su personalidad, que pueden llegar a creerse esas cosas que ven, precisamente porque lo ven con sus propios ojos; para luego llegar a hacer auténticas locuras. Porque si pensáis que meterse el cepillo en la garganta para vomitar es algo que se puede solucionar sin más, dejadme deciros que, en cuanto a salud, normalmente los problemas de hoy serán los achaques de mañana. Y vosotros, ¿cuántos anuncios de estos habéis tenido que soportar? ¿Me dais algún ejemplo?

Adelgaza 15 kg en 7 horas


1 4
Os voy a invitar a que colaboréis en este curioso pero intrigante juego. Quiero que repitáis, lo más rápido que podáis y en voz alta, una serie de cosas que os voy a poner a continuación. Acto seguido os haré una pregunta y deberéis responderla a la mayor brevedad posible.  ¿Listos? Pues allá vamos. Repetid conmigo: 2 22 222 2.222 22.222 222.222 2.222.222 Y ahora decidme una fruta. (…) ¿Ya? El 99% de las personas a las que les he hecho este juego han pensado en “una pera”, lo cual me parece asombroso. Conozco también otro juego que consiste en hacer preguntas absurdas absurdas que descolocan y luego pedir que nos digan una herramienta y un color. La mayoría de las personas que han participado han dicho “un martillo rojo”. Y después de estas cosas que a priori parecen absurdas una se pregunta si nuestro cerebro puede estar, en alguna medida, programado. ¿Somos tan libres cómo pensamos? ¿Cómo podríamos no serlo? Me gustaría saber qué opináis vosotros. Yo, de lo único que estoy segura, es de que las casualidades no existen.

¿Estamos programados?



1 10
Se lo traga todo cuando menos te lo esperas; o lo devuelve, y ya no sé que es peor. Por mucho que le insisto en que haga las cosas bien no me hace caso, cuando estás desprevenida te da una puñalada por la espalda. Es más falsa que los billetes de tres euros y no la soporto. La tengo todo el día detrás, pegada a la nuca, haciendo ruiditos horrorosos. Por mucho que me diga, por muchos mensajes que me deje una y otra vez no la entiendo y me pone de los nervios. En ocasiones me escupe, es muy asqueroso y no se quita de la ropa, así que me da muchísima rabia. Pero tengo que soportarla, todos los días laborales, no me queda de otra. Otro texto de esto tan interesante que es el pensamiento lateral y otra vez que os pido vuestras opiniones. ¿De quién estoy hablando? Como siempre, la solución la pondré en los comentarios dentro de unos días, pero hasta entonces, ¡a participar!

Se lo traga todo


imagen de perfil 15
Hola a todos: Muchos me conocen como la chica de los “biquiños” porque siempre acabo mis comentarios tirándolos al viento. Para otros soy la chica del abanico, pues en mi foto de perfil me oculto tras uno. ¿Sabíais que las posiciones de los abanicos conforman un lenguaje propio y singular? En este caso, ponerlo tapando la cara desde la nariz a la barbilla significa: “si me voy, sígueme”. Y aquí estáis: los que me conocéis venís tras la pista que os he dejado en mi blog; y los que no, os encontráis ahora mismo siguiendo mis líneas, al menos hasta aquí. Y siguiendo un poco más he de contaros que Marcos, el administrador de este blog, me ha invitado a unirme a su equipo y colaborar con algún artículo, algo que me apetece mucho y por lo que aprovecho para darle las gracias. Y qué mejor manera de empezar que honrando el nombre de este blog, así que aquí os traigo un problema sobre pensamiento lateral. Lo que quiero es que os metáis en situación, imaginaos la escena que os voy a contar y decidme de qué creéis que estoy hablando. Estoy segura de que os resultará fácil, ¿o no? Empecemos… Daba vueltas y más vueltas como siempre que encontraba un rato libre que no sabía en qué emplear. Iba allí porque al menos me resguardaba de la lluvia y no estaba sola. Pensaba que los peligros sólo acechaban en la oscuridad de la noche pero un sitio con tanta luz también podía mostrarnos las cosas más horripilantes, y con más claridad. De repente lo vi, como si me encontrase mirando a través del cristal de un televisor, había perdido la cabeza, ¿por qué nunca presenciaba el momento exacto en que se la arrancaban? ¿O es que todos estaban faltos de ella? No lo sé. Creo que una vez que la perdían tampoco podían recolocársela; da igual, le pasaba a muchos. Lo curioso de hoy es que también había perdido un brazo, pero este sí se lo estaban poniendo en su sitio. Y hasta aquí el problema de hoy. Yo no quiero saber qué es lo que ve el narrador de esta historia, sino lo que ves tú al leerla. ¿Te animas a contármelo? Mi respuesta la pondré en los comentarios, después de ver los vuestros. Así que… ¡a participar!

Hola a todos