Categoría: CURIOSIDADES


porno marketing 5
Los españoles consumen porno a manos llenas. Literalmente. Somos 46,77 millones de españoles, de los cuales 800.000 acuden a diario a PornHub[i], el segundo portal pornográfico más visitado del mundo. Qué puedo decir, cuando uno hace alguna manualidad bien, le gusta hacerla siempre que puede. Teniendo en cuenta que existen muchos más portales, y aplicando el Principio de Pareto, cerca de un millón de españoles se masturban a diario con el porno. Un 2% de la población. La duración de la visita a PornHub suele ser de 8 minutos de media, tras los cuales hay que suponer que la misión ha sido cumplida y de nada sirve tener el navegador con porno. El Confidencial escribe: “La gente visita estas páginas para lo que las visitan, y cuando acaban lo que estaban haciendo, las cierran”. Más claro, agua. La pornografía actúa como válvula de escape, y sabe utilizar muy bien los eslogans para adultos: son claros, precisos y van directos al grano: ¿Harto de masturbarte? Haz clic aquí Maduritas quieren sexo Alargue su pene Este último es el que más me gusta porque viene acompañado de un gif en el que se ve el antes y el después de alguien sometido a esa técnica maravillosa. Al final el hombre consigue un vigoroso miembro anatómicamente imposible que, oh, casualidad, parece ser exactamente el mismo de antes pero ampliado con Paint (ya ni Photoshop). Los anuncios han sido simplificados al máximo para que alguien con parte de la sangre redirigida a otras zonas del cuerpo que excluyen el cerebro sean capaces de leerlo. La gente del marketing del porno son gente maja que se preocupa por ti en los momentos de mayor intimidad. Arriba podemos ver cómo se masturba la gente alrededor del mundo[ii]. Para los que digan que los españoles no vamos a la cabeza de nada, aquí está la prueba de que se equivocan, medido en litros entre la población de cada país. Pero lejos de un análisis simplista de actuar como una válvula de escape, el porno tiene muchos motivos para vender. Para empezar, “el porno vende que es posible vivir en un mundo en el que las mujeres más bellas siempre están dispuestas a satisfacer todos los caprichos de un hombre”[iii]. Lejos de tratarse de algo para ambos sexos, el porno está claramente orientado a varones de todo el mundo, quizá porque para ellos es más complicado conseguir relaciones sexuales, quizá porque son más vagos. Quién sabe. El caso es que el 70% de los consumidores de porno son hombres, y el mercado está claramente orientado a ellos. Además de vender historias, el porno tiene algo que ni las mejores páginas de Internet poseen: una excelente clasificación por categorías. Así, podemos leer “cum”, “facial”, “deepthroat” o “blowjob”, entre otras. Todas aluden a diferentes modos de interacción boca-pene (es como “polla”, pero en fino), pero cada una tiene su propio espectro y su YottaByte de vídeos en Internet (o más). La industria del porno tiene un marketing y un sistema de […]

El marketing del porno online


ligar por abrasión 1
¿Quieres conseguir la atención de un blogger? Quiérele. Quiérele todo lo que puedas. Quiérele hasta el acoso. Atácalos a todos con amor, que no puedan moverse de la de abrazos que reciban. Esta idea se me ocurrió después de saber que algunos políticos, para hacer campañas antes de las elecciones, se montaban en el metro. Mi plan, si veía alguno, era el de expulsarles del vagón con abrazos. Abrazarles hasta que la tensión les obligue a soltarme a la fuerza de sus guardaespaldas, obligarles a montar una escenita. Quererles hasta echarles del transporte público al que no volverían hasta pasados cuatro años. Luego, le di una vuelta a la idea. El mundo empresarial se ha construido con la violencia salvaje del crecimiento moderno y, desde la Compañía de las Indias Orientales, los jefes han sido más bien unos capullos. Si estaba por encima que tú, era porque era agresivo y porque se había ido cargando a la competencia. A veces de manera literal. No sin razón, los jefes están ahí por ser no los más inteligentes, sino los más violentos de la pirámide. Es esa violencia la que los ha hecho subir durante el siglo pasado. Pero algo ocurre en el siglo presente. Aunque las antiguas estructuras de mando siguen vivas, se van desmoronando poco a poco, y cada vez más las empresas colaborativas (no las agresivas) consiguen mejores resultados. Este fue mi punto de partida para tratar de escribir para quien yo considero uno de los grandes. Ese tipo es Carlos Bravo. En alguna ocasión me han dicho “¿Cómo es que has conseguido trabajar con él?”. Muy fácil: por abrasión. Es el modo en que ligo y en el que consigo el resto de logros. Ligar por abrasión, por pesado Cuando las apuestas no están contigo, ligar puede ser difícil, y necesitas algo parecido a una estrategia. Inclusive aunque no la llames así. Yo ligo por abrasión. Si se me quiere, en cualquier entorno, es por haber sido un auténtico pesado. Eso que dicen de “Quien la sigue, la consigue” y de que “El 90% por ciento del éxito está en la constancia” es cierto, así como “El roce hace el cariño”. Lo secundo completamente. Y funciona con todo. Tengo el trabajo que tengo ahora porque, cuando me llamaron para saber quién era yo, devolví la llamada cada semana, en ocasiones varios días, para saber cómo estaba la candidatura. “Lo estamos barajando” “Ya te llamaremos” “Consideramos tu propuesta” ¿Te suena? A mí sí. Yo he estado ahí. Es lo mismo que me dijeron en ING. Gracias por su email, le mantendremos informado. Y yo les mantuve informados a ellos. Durante dos meses envié correos en cadena (respondiéndome a mí mismo para que viesen el esfuerzo) una vez cada pocos días. En todos los correos alababa el banco, su espíritu, las ventajas que ofrecía. Una situación más fácil la tuve con el ya mencionado Carlos Bravo (a quien por cierto tengo que enviar algún artículo que otro). Me voy retrasando, […]

Ligar por abrasión



shark-697shark-697163163
Hace tiempo escuché que los tiburones nadan incluso dormidos. El por qué resultó del todo convincente para mí: respiran por las agallas laterales y si se paran dejan de filtrar el agua con oxígeno. Aquello resultó toda una revelación, aun a pesar de no ser del todo cierto, ya que existen estudios que demuestran precisamente lo contrario. La verdad es que tan solo unas cuantas especies tienen que seguir en movimiento perpetuo. Pero la idea me gustó.   El tiburón lleva sobre este planeta 450 millones de años y, además, gran número de ellos no han dejado de nadar desde que nacen hasta que mueren. Miles de millones de tiburones en perpetuo movimiento desde hace 450 millones de años. Me hizo pensar en qué ocurriría si hubiesen podido dormir parados. ¿Habría cambiado algo eso en su evolución? ¿Seguirían vivos o serían una especie extinta? Luego, durante muchos años, olvidé el concepto. Hasta hace unos días, hablando del mundo blogger. Hace un par de días escribí este artículo y mi mente lo enlazó directamente al concepto del mecanismo del tiburón. Si dejas de escribir, te hundes. Como blogger, escucho cada semana el silencio que dejan otros compañeros de profesión al dejar sus nichos-web. Cuando un blogger deja de escribir, no hace ruido. Simplemente, desaparece. Si deja de escribir, se hundes. Eso es lo que les ocurre a muchos bloggers, cuyo modelo de negocio es la creación constante de contenido para promocionar otras ventas, al igual que yo promociono mi libro en este espacio. Es muy posible que si dejo de escribir las ventas disminuyan mucho, ya que gran parte de las ventas vienen desde este blog. Como yo, gran parte de los bloggers se ven obligados (tanto si les gusta como si no) a seguir produciendo material para que el que tenían de antes no se pierda en la red y sucumba  a la subducción informática. Para ello, seguimos nadando, seguimos produciendo material para seguir respirando oxígeno monetizado. Y contribuimos, por supuesto, a aumentar la profundidad de Internet.

El mecanismo del tiburón


solar-eclipse-459078_1280
Le siguen de cerca 150 millones de otros bebés quienes, montados sin saberlo en una bola de hierro, oxígeno, silicio y magnesio que viaja a 108.000 km/h en el espacio vacío. Si cualquiera de ellos saca sus pequeñas extremidades del planeta en el que viajan, morirían en el vacío del espacio. Sin embargo, ¡ninguno de ellos es un héroe! Esto ocurre porque tendemos a relativizarlo todo bastante. Si alguien hace algo que otro puede hacer, no es tan importante como que el que haga algo de lo que la mayoría de nosotros no somos ni medianamente capaces. Como, por ejemplo, salir de la Tierra y volver. Hasta el día de hoy, todo un reto. Retos pasados Pero no olvidemos lo que hace dos mil años era un reto. En esa época, salir de tu continente era una completa locura. Solo unos pocos, soldados o comerciantes, se lo planteaban siquiera. Y apenas unos pocos lo llegaron a conseguir. Hace no más de 150 años, volar era considerado una proeza imposible. Poco tiempo después demostramos que no solo era posible volar, sino que cualquiera de nivel económico medio podría costearse este tipo de transporte. Dentro de un siglo volar será tan barato como lo es ahora coger el coche, y existirán abonos de viajero a nivel nacional o internacional a bajo coste. Pero nadie se plantea que lo que existe ahora fuese imposible hace tiempo, todos pensamos en los objetos que nos rodean como figuras estáticas que han estado siempre aquí para ayudarnos a vivir. Ya nuestros hijos nacen creyendo que Internet ha estado siempre ahí, al igual que tú consideras que la televisión ha existido desde el minuto uno del universo, y tus padres piensan en la electricidad como algo inmutable. Lo cierto es que para cada uno de estos ítems han sido necesarios 2.000 años de historia, muchas guerras y científicos que han luchado más contra sus propios estados que contra los estados rivales. Retos futuros Quizá no ocurra hasta dentro de cien, doscientos o mil años, pero en algún momento seremos capaces de costearnos el viaje Tierra-Marte y vuelta a bajo coste, quizá 1.000 euros de ahora, como cuando en estos momentos viajamos a través del Atlántico por el coste de 30 días de trabajo. El proyecto Mars One lanzará en poco tiempo los primeros habitantes de Marte. Quién sabe si tendrán éxito o si esto será calificada dentro de 200 años como una tentativa absurda de la humanidad de aquél entonces (nosotros). No deja de resultar curioso que la comunidad científica haya predicho que el proyecto no saldrá adelante, pero la comunidad científica, a juzgar por las situaciones previas, no tiene mucha validez. Aunque haya cambiado su núcleo interno, la comunidad científica predijo, entre otras cosas: que el átomo no podía ser dividido, que nunca podríamos volar, que no se podía salir de la Tierra, que la energía eólica era una solemne estupidez, que el teléfono era absurdo, que la televisión no tendría ningún futuro, que las tablets […]

Un bebé consigue dar una vuelta alrededor del Sol



7
Si recoges la caca de tu perro cuando lo paseas por la calle, aunque no lo sepas, estás jugando con todo el futuro de la especie humana. La probabildad es baja, pero podrías estar a punto de desencadenar nuestra extinción masiva, lo que pasa que, para entenderlo, quizás tendrías que analizar los hechos desde otra perspectiva, que es lo que precisamente plantea este blog. ¿Por qué exopolítica? Porque si lo hubiera titulado El punto de cruz y la caca de perro, no habría quedado tan exótico, y sí un poco más asquerosillo. Y, aparte, porque la exopolítica es el cuerpo de estudio que se encarga de las relaciones políticas entre posibles entes alienígenas y la humanidad en el caso de que hubiera un contacto, y de  cómo afectaría a nuestra estructura social, etc. Si al final el alien y el humano intiman, supongo que ya entraríamos en el campo de la exosexología, si es que tal cosa existe. Nunca había leído una palabra con tantas x juntas. ¿Es la exosexología una alienfilia? ¿Tiene algo que ver con el shokushu goukan? Por desgracia, estas preguntas escapan al objetivo de este análisis, que de seguir por esos derroteros podría devenir en una anal-lisis, o rotura anal, para que nos entendamos. Dejando el pensamiento encadenado, no ya lateral, sino trasero, retomemos la cuestión de porqué si recoges la caca de tu perro con una bolsita podrías estar desencadenando el fin de la raza humana. It’s the end of the world as we kinow it por una caca de perro ​ Llegué a esta terrible conclusión gracias a mi amigo Macoco G. M., que me hizo reinterpretar un hecho tan simple como la concesión al civismo que supone recoger las deyecciones del cánido al que amas y al que nombras como tu mascota. Imagínate que un alienígena baja a la tierra intentado establecer contacto con la especie dominante, y te encuentra recogiendo la caca de tu perro. El pensamiento lógico, aunque a priori no lo parezca, sería concluir que la especie dominante es el perro, y que el humano, que está recogiendo su mierda, es el sirviente, al que se encargan las tareas más denigrantes. En este contexto, la correa podría ser interpretada como un artilugio de dominio mental. ¿Qué otra razón podría haber si no para que alguien lleve a cabo tan repugnante tarea? Llevado por esta conclusión nada desdeñable, podría darse el caso de que el alienígnena se acercara a parlamentar con la especie dominante del planeta, o sea, el perro. Dependiendo de la sociabilidad de tu perro, podría pasar que: a) el perro le ladrara. b) el perro le lamiera. c) el perro le mordiera. d) el perro le oliera el culo. Como ves, con un 75% de probabilidad se daría una respuesta por parte del perro hacia el extraterrestre que podría dar lugar a a una crisis diplomática de magnitud intergaláctica de dos pares de cojones, pudiendo el marciano mostrarse indignado u/y ofendido, declarando así su especie la guerra a nuestro […]

La exopolítica y la caca de perro


Objetos angustiados 2
No puedo evitar percibir la angustia y el nivel de estrés que nos rodea, nos abraza, nos lleva al trabajo o nos abriga. No puedo dejar de ver el origen de todo, como una capa subyacente de realidad en forma de una ola de gritos y reuniones fracasadas, de objetivos no alcanzados y despidos improcedentes. Tú también lo tienes delante Mira a tu alrededor. Observa bien. Cuando alguien nos pide que hagamos eso, deslizamos los ojos sobre la realidad, saltando de un objeto a otro y sin prestar atención real a ninguno de ellos. Puede que durante este visionado parcial reparemos en algún objeto más que antes no habíamos visto, pero no pasaremos de ahí. No obstante voy a pedirte que elijas un objeto. El que tú quieras. Puede ser desde el caucho de un neumático a una pieza de ropa. En realidad, no importa. Yo he elegido, por estar escribiéndolo en el metro, esas barras ligeramente dobladas que hacen de apoyo vertical en los extremos de los asientos del metro. Se trata de barras de dos tramos que forman una T deforme, en la que el segmento corto es perpendicular al largo y apoya en la pared. El largo, a su vez, apoya en el techo y en los asientos. En la imagen del artículo, es la barra roja. Los agentes angustiados Ahora analiza el proceso de diseño y fabricación. O el de entrega del material. Para que ese objeto que has elegido se encuentre donde está, alguien ha tenido, en principio, que demandarlo. Alguien ha sentido la necesidad de tenerlo, y es muy probable que el objeto como tal no existiese antes. Por ejemplo, mi barra fue diseñada in expreso para un tipo de vagón de metro específico, y no existía antes de su necesidad. En función del tipo de objeto, la persona que lo requiere tendrá mayor o menor nivel de estrés por conseguirlo. Puedo ver al proyectista del objeto llevándose las manos a la cabeza porque esta barra vertical es la última pieza del tres a colocar y le están metiendo prisa. En la calle, los ciudadanos reclaman un mejor servicio de metro, y nuevos vagones. El gerente de la línea siente esa angustia y presión y se la traslada al fabricante, que a su vez se la lleva al calculista y diseñador. Este tiene que asegurarse de que la barra cumple por cargas y esfuerzos, y de que no se romperá bajo la presión y golpes continuos de los viajeros. Además tiene que hacerla bonita, segura a nivel de PRL, barata, montable y transportable. Tiene que hablar con el proveedor de metal y con quien la pintará para tenerla en un plazo y unas condiciones económicas aceptables para ser rentable y competitivo. La cadena Pero cada uno de los proveedores de esta barra vertical tienen sus propios plazos, precios y objetivos. Sus propios jefes, proyectos y presiones. El entramado industrial no es más que ondas de sofocante presión por teléfono, email y cara a cara […]

Objetos angustiados



Maslowianas 1
¿Qué ocurre cuando todas las necesidades maslowianas han sido resueltas? ¿Cómo se dobla nuestra mente ante el aburrimiento del triunfo personal? ¿Qué nos pasa por la cabeza cuando hemos alcanzado nuestros objetivos? En Japón, una cantidad inusual de personas se están suicidando. Algo ha hecho clic en sus cerebros y les ha llevado a la única solución lógica: necesitan suicidarse. No hablo de depresiones, pobreza o enfermedad, sino de casos de suicidas con trabajo, vivienda, pareja, hijos,… Personas con todas las necesidades cubiertas deciden quitarse la vida. Ocurre que, según Maslow, existen cinco necesidades que el hombre tiene que cubrir a fin de ser feliz. Bueno, qué puñetas, Maslow las puso en una pirámide, pero ya existían antes. Esta pirámide habla de las necesidades fisiológicas (comida, descanso, sexo,…), las de seguridad (techo, familia, salud, trabajo,…), afiliación (afecto social), reconocimiento (respeto, éxito,…) y autorrealización (creatividad, resolución de problemas, aceptación de los hechos,…). Resulta que hay algunas más, pero son necesidades irreales, virtuales, falsas o como queráis llamarlas. No son necesidades que tengamos que cubrir para ser felices porque, de hecho, se trata de aspectos en la vida sobre los que preocuparse o no carece de sentido. Todas tienen en común la imposibilidad de ser cubiertas, llevando a la locura, el suicidio o la depresión a las personas que las satisfacen. Necesidades de Damocles Muchas personas se sienten culpables de lo que han conseguido en la vida al triunfar. Algo así como estar preocupado por haber conseguido más que otras personas de su entorno (familia, amigos, vecinos,…). De hecho, se dan casos en los que se miente acerca del dinero ganado o la fama conseguida para que los demás no sepan sobre el triunfo propio. Esto cubre las necesidades de Damocles, que representan el miedo a perderlo todo de golpe por sus conocidos, o el de perderlos a ellos cuando la información salga a la luz. Así, esta necesidad se cubre con la mentira, pero nunca está lo suficientemente completa, porque siempre alguien ha podido descubrir algo. Necesidades del jardín del vecino Hay personas que no viven para sí mismas, sino que viven en la comparativa del verdor del jardín del vecino, sintiéndose profundamente pequeños si sus logros no pueden equipararse a los demás. Imaginad a un pintor que consigue un cuadro que es una obra de arte, sintiendo envidia por el escultor que le supera en el arte de la arcilla. De manera que corre a practicar con la representación tridimensional de objetos de barro, y tras muchos años consigue ser realmente bueno. Pero se siente profundamente insatisfecho por haber abandonado la pintura, campo en el que otros le están aventajando. El problema radica en que siempre hay alguien que tiene algo que nosotros no hemos conseguido. Necesidades de fantasía Se trata de aquellas que necesitamos cubrir pero no van a darse nunca. Como, por ejemplo, la necesidad de la compra de indulgencias, unos papelitos que la Iglesia Católica te vendía y que ponía tus pecados terrenales en un kit-kat. La […]

Las necesidades no reales de la Pirámide de Maslow


7278022756_7326a02fc8_b 2
En el capítulo de hoy veremos la alopecia androgenética que, para el que no lo sepa, es la calvicie de toda la vida. Llegado a una edad, y en función de tu sexo, el pelo se cae de determinadas zonas del cuerpo. Principalmente, de la cabeza. Como con cada uno de los temas que hace llorar a un gran número de seres humanos, buscamos la causa de la caída de nuestro amado pelo. He de decir que hay una parte muy pequeña de la humanidad, entre los que me incluyo, que se afeitan la cabeza como un proceso voluntario. Espero que nadie me pregunte por qué, porque no tengo ni idea. La principal causa, además del sabido estrés (invento médico para no tener que hacer un diagnóstico serio), es la falta de hormonas masculinas o andrógenos. Cuando llegamos a una edad, el nivel hormonal baja bruscamente, y lo mismo hace el pelo. Baja, se queda en el suelo, y cuando te miras al espejo te dan ganas de echarte a llorar. En parte tiene cierto sentido. Mamá, ¿para qué sirve un calvo? Biológicamente, para poco. Lo siento, calvos del mundo. El hecho de que estés calvo puede tener un factor hereditario, pero casi seguro que es porque tus hormonas han caído en picado, y que estás en un momento de tu vida totalmente artificial, propiciado por la tecnología. Los seres humanos no han evolucionado para durar por encima de unas pocas décadas. Ya llegar a los 40 es todo un reto tecnológico, y alcanzar los 100 un auténtico prodigio arropado por el conocimiento y una vida en sociedad. El quedarse calvo es una alerta biológica que dice, más o menos: No te aparees con este macho, que está en las últimas. Somos animales, y nuestros cuerpos han evolucionado para un único propósito: transmitir una pequeña carga de material genético a la siguiente generación. Te guste o no, ese es el propósito con el que tu cerebro fue preprogramado. Decir que el físico no importa a la hora de encontrar pareja es una sublime gilipollez. Diferente es que no queramos que nos importe, pero tu cerebro hace barridos constantes a todos los machos y hembras que encuentra, y otorga valores de puntuación a cada uno de ellos en función de su físico que luego traduce a elecciones personales del tipo: ese tipo es admisible, aquél no es admisible, eso es un perro,… A la mierda la biología Por suerte para muchos, la biología domina una pequeña parte de nuestras vidas, y factores como la personalidad o el dinero (o la personalidad que da el dinero) también otorgan puntos a los machos y hembras que quieren aparearse con otros machos y hembras. E incluso estos no tienen por qué desear aparearse para llevar vidas llenas de felicidad, ya que la sociedad puede arroparlos igualmente. Incluso siendo calvos. Podéis pensarlo del siguiente modo: vivimos en sociedades que han superado por mucho la edad a la que deberíamos haber muerto. La media de España en 2010 era de […]

¿Para qué sirve un calvo? Su función biológica




photo-1423784346385-c1d4dac9893a 3
Todo está mucho más desorganizado de lo que parece. De hecho, muchísimos servicios modernos parecen nadar en un mar de tranquilidad solo porque el cliente final no percibe el descontrol, la inconsistencia y el absurdo del día a día de las empresas que le dan servicio. No puedo hablar de otros sectores porque no he trabajado en ellos, pero el sector de las telecomunicaciones es un entorno no ya dinámico o en constante cambio, sino turbulento hasta la estupidez, hasta el caos y la pérdida de tiempo y dinero.

Todo está mucho más desorganizado de lo que parece



Esto no es una teta 6
No, hoy no he venido aquí a hablar de mi libro, sino de tetas, y su intromisión en el modo en que Twitter funciona. Las tetas, para el que no lo sepa, son esos órganos que suelen venir a pares en los mamíferos y que, en las hembras, segregan leche para el desarrollo de la cría. Como hay gente de mi quinta leyendo, y cursaron la ESO, comentaré que la imagen anterior no es de una teta (aunque cumple una función similar). Pero, al parecer, solo como alimento para las crias, porque twitter usa las tetas de otro modo (y puedo demostrarlo).

Las tetas y twitter


corteza_terrestre
Muy pocos llegan a entender el humor de @mierdecitas durante la mayoría de sus viñetas. Simplemente, parecen carecer de sentido, dan la impresión de haber sido escritas de un modo aleatorio. Es más, es muy probable que hayan sido diseñadas de un modo totalmente aleatorio y que no le encontremos el sentido porque, directamente, no lo tiene. Es algo sobre lo que no dudo. #Poesía pic.twitter.com/0Z2oOk1Eex — Mierdecitas (@Mierdecitas) enero 22, 2015 Pero fue este dibujo, al que el autor llama #Poesía (¿Veis como no tiene sentido?) el que me hizo pensar en este artículo de la Tierra Abisal. La Tierra concebida como profundidad del cosmos. Tendemos a concebir lo abisal como aquello que está profundo, muy abajo, o muy lejos de la superficie (en vertical y hacia abajo). La fosa de las Marianas, por ejemplo. Y se me ocurrió formular un experimento mental que midiese cuánto de abisal es algo, o cómo de profundo. Por ejemplo, todos entendemos que la línea de playa no es abisal, que la plataforma continental lo es un poco, y que el fondo oceánico lo es bastante. El experimento es sencillo: se toma un globo de un diámetro a elegir que no contenga nada en absoluto. Por supuesto, es imposible de construir, al menos en la realidad. Pero en la mente sí que se puede. La densidad dentro del globo es nula. Ahora ponemos ese globo en cualquier sitio. Por ejemplo, en el fondo del océano, y observamos cómo, al tener mucha menos densidad que el entorno (agua) tenderá a subir. Este experimento tan absurdo nos sirve para comprobar algo en lo que quizá no se haya pensado demasiado: la profundidad depende del empuje y del material que rodea el punto a estudiar. En la Tierra, cuanto más profundo, más empuje recibe nuestro globo de vacío. El globo no solo subirá hasta la línea de flotación, sino que seguirá subiendo por la atmósfera (que tiene más densidad que el globo) y escapará de la Tierra. Y aquí es donde el cerebro me hizo “clic”. La Tierra es un gran pozo en lo más profundo del espacio. Cuando hablamos de lo profundo del espacio nos solemos referir a distancias lejanas, cuando, hablando formalmente, profundo es todo aquello que tenga más gravedad y densidad que aquello que no lo tenga. Nuestro globo de vacío es, en realidad, un repulsor gravitatorio: huirá de toda la materia que encuentre en su camino, incluida la fina atmósfera lunar. Si, en vez de tener un globo de vacío conseguimos una bola de plomo y la dejamos a sus anchas en cualquier punto del sistema solar, esta esfera tenderá a caer hacia donde más profundidad haya. Ya se encuentre esa profundidad ocupada por agua, roca, o hidrógeno comprimido (como es el caso del Sol). Si dejas una canica de metal en mitad del sistema solar, es muy posible que acabe precipitándose hacia algún planeta. Pero no hacia lo profundo del espacio entendido como un punto lejano. Nosotros mismos estamos en la […]

La Tierra Abisal