Contrata un troll 4


control-785555_1280

Los trolls son criaturas mitológicas que, gracias a la llegada de Internet, se volvieron reales. Un troll, dentro de Internet, es ese tipo de persona capaz de comentar en tu blog solo para llamar la atención sobre una falta de hortografía. Alguien que comenta por el mero hecho de echarte algo en cara, generalmente un defecto. Y es en ese preciso punto en el que hace falta un troll de vez en cuando, y por lo que te animo a contratar un troll.

Los blogueros tenemos muchos defectos: ego, falta de autocrítica, autocrítica en exceso, exceso de barba, barba,… Uno de los grandes defectos es no querer ver nuestros errores en los artículos, pensar que son perfectos. Por ejemplo, información incorrecta, faltas de ortografía, incongruencias en el desarrollo del post,…

¿Malditos trolls o benditos trolls?

Los trolls han sido, desde que aparecieron, mirados con malos ojos. Después de todo eran criaturas incorrectas que, sin invitación, entraban a tu blog o web a jugar y hacer de las suyas. Es por eso que se les puso ese nombre tan apropiado. Los trolls, al parecer, no solo no son útiles, sino que además incordian. Pero, ¿esto es así?

Lo que no parecemos apreciar es que un troll siempre trae tráfico a nuestra web, y siempre y cuando haya un número bajo de trolls por web, no habrá problema.

Piénsalo de este modo. Un troll viene a tu web (genera +1 visita y es posible que hasta un +1 un en tu publicidad). Quizá lea del todo, o no, tu contenido, pero lo que está claro es que un troll siempre es un potencial lector converso. Hoy en día es muy difícil que nos despertemos y digamos “soy católico, o budista, o patólico” habiéndonos acostados agnósticos. Si nos convertimos a una fe, a un credo, o a un blog, es porque hay estímulos que nos llevan hasta la línea de suscripción.

Lo que seguro que hará el troll es comentar tu blog, dejando un +1 en comentarios, lo que no suele venir nada mal a la hora de hacer que otras personas comenten. Mucha gente solo comenta en blogs en los que ya hay comentarios, ya que existe cierta reticencia a ser el primero que habla. Si, además de haber un comentario, hay un comentario estúpido, se vuelve más fácil comentar para el siguiente, que verá su comentario muy por encima del troll.

Volviendo al punto inicial del artículo, un troll suele señalar los defectos, que es mucho más de lo que harán muchos lectores cuyas quejas silenciosas nunca nos ayudan. El troll está haciendo por ti lo que no hacen tus seguidores más acérrimos: ver las flaquezas. ¿Cómo piensas mejorar si no sabes qué mejorar? Agradéceselo a tu troll.

Claro, siempre existen blogs para ayudarnos con la redacción como  la experiencia de Rosa Morel, pero tenemos que ir a buscarla. Si eres más vago que eso, entonces cuida a tus trolls.

Un troll, además, es un coach perfecto. Siempre impasible, siempre esperando poder tocarte las pelotas. Como un jugador de ajedrez bien entrenado, un troll siempre terminará comentándote algo en lo que no hayas pensado, y dará una conversación estratégica que, en ocasiones, cuesta batir. Esto nos ayudará en el futuro, ya que discutir contra un troll es como discutir contra ti mismo. El troll verá tus flaquezas estratégicas y tratará de arrinconarte con argumentos que tendrás que rebatirle.

Por eso pregúntate la próxima vez que tengas un troll en echarlo a patadas o darle un asiento de primera línea.

  • CrisMandarica

    Yo te vendo los trolls que quieras, lo malo es que los míos son estúpidos y no comentan nada interesante ni saben argumentar, a veces ni sabes escribir. Me has sacado una sonrisa con este artículo. Biquiños!

    - Tuitea este comentario

    • CrisMandarica

      Espero con ansias que se pasen por aquí y corrijan ese último “sabes” por un “saben” xddd!

      - Tuitea este comentario

  • R R Lopez

    Leí algo parecido en marketing guerrilla hace un tiempo. Yo tuve un tipo que hacía comentarios extraños, pero no llegué a calarle si era en realidad un troll o simplemente hacía bromas desafortunadas.
    En cualquier caso hace tiempo que no se pasa por el blog.
    Parece ser que terminar una contestación con la fórmula de cortesía “Póngame a los pies de su señora” los repele…

    - Tuitea este comentario

  • http://www.aaroncaterina.com Aaron Caterina

    ¡Vivan las barbas! Los trolls no son “malos” necesariamente. Sin embargo, la característica principal de un Troll a mi parecer es que son críticos destructivos. Hace un tiempo vi un video del bloguero John Chow donde se refería a aquellos usuarios que escribían burradas, estupideces o críticas destructivas, y este enfáticamente confirmaba su política de CERO tolerancia, para él su blog es su negocio, y como es su negocio era una dictadura, aunque aclaraba que las críticas constructivas siempre eran bienvenidas. Yo concuerdo con él, para mí un troll es un usuario que voluntaria o involuntariamente está programado para ¡joder la vida!

    - Tuitea este comentario