Cómo detectar fantasmas (el pensamiento lateral aplicado a los fenómenos paranormales) 2


photo-1421885568509-8d5319e54d89

imagen: Jesse Bowser (unplash)

Hace tiempo que no venía por aquí, y el título del artículo de hoy, de alguna forma, está relacionado con el porqué de esta ausencia. Un motivo de peso es que me tengo que devanar los sesos para encontrar temas que encajen con el blog para mis colaboraciones.

Otro, es que he estado liado ultimando la publicación de mi nuevo libro, que es lo que enlaza con el título del artículo y con lo que te voy a contar hoy.

Estaba yo pensando a dos bandas en los pormenores de la publicación de Lo poco que sé del misterio, que trata sobre mis experiencias intentando ir a la búsqueda de los fenómenos extraños para comprobar en carnes propias lo real de su existencia, y por otro lado tratando de encontrar tema para post invitado en Pensamiento Lateral cuando, en un alarde de este último, mi selevro dio el chispazo, y se me ocurrió hablar de la aplicación del pensamiento lateral a los fenómenos  paranormales. 


Difícil propósito, pensarás, y llevas razón.

Habrá quien incluso piense que ‘fenómenos paranormales’ y ‘pensamiento’ son dos términos antitéticos, por pensar que los primeros son una patraña. No voy a entrar en la eterna disquisición.

Lo cierto es que, ya los consideremos como mera superstición o como eventos posibles, la época, por su cercanía a La noche de todos los santos / Halloween / Samhain  se presta a hablar de temas misteriosos.

Así que ahí va.

Pensamiento lateral aplicado a los fenómenos paranormales

En este caso, el artífice de dicho logro no es otro que mi señor padre. Es cuestión común entre los padres tener que ayudar a los hijos a hacer frente a sus miedos, sean estos racionales o no (los miedos, no los padres).

A mí mi padre me dio un arma que aún a día de hoy conservo, un método para saber cuando estaba ante un verdadero fenómeno paranormal.

Es algo así como un Predictor de las apariciones espectrales, si salen las dos rayitas, entonces tienes razones para tener miedo de verdad.

Pero es que, demás, aunque un poco absurdo, este método te permite afrontar la aparición del Más allá con humor, lo cual siempre da un valor añadido.

La cuestión es simple.

Imagínate que estás en casa, por la noche, y ves la silueta de una sombra pasar por el umbral de la puerta. Y estás solo en casa. U oyes ruidos extraños.

O un objeto se mueve de forma inexplicable.

¿A quién vas a llamar?

¡Cazafant..!

No, no,  que se me va la pinza.

Como te iba diciendo, en esta situación en la que comienzas a notar como se comprime tu esfínter, lo que tienes que hacer es algo sencillo.

En lugar del proverbial “¿hay alguien ahí?”, haz la siguiente petición:

“Si eres del otro mundo, di Pamplona”.

Si, para tu desgracia, oyes una voz espectral y cavernosa diciendo “¡Paaaamplooonaaaaa!”,  entonces tendrás la certeza de que te hayas ante un fenómeno inexplicable.

Porque sería demasiada coincidencia.

Y de paso también te echarás unas risas.

Porque no me digas que no sería una situación absurda.

Así suavizas el susto.

  • http://www.pensamientolateral.org/ Marcos Martinez

    Creo que hay que hacer una distinción entre lo que son los fenómenos paranosmales y la veracidad de alguno de ellos. Una vez definidos estos dos conceptos lo cierto es que se suele llegar a un entendimiento muy claro y, de un modo curioso, se enlaza con el pensamiento lateral.

    Gran parte de los fenómenos paranormales se deben a sucesos que no somos capaces de explicar del todo con lo que sabemos ahora, y por lo tanto requieren de otro enfoque (este puede ser científico). Es más, qué cojones, este DEBE ser científico o, como poco, hacer reír.

    - Tuitea este comentario

    • R R Lopez

      Sí, yo pienso que a día de hoy hay muchas cosas que serán explicadas en el futuro, por eso sismpre los llamo fenómenos inexplicados, no inexplicables.

      De todas formas con el paradigma científico actual es complicado esturdiarlos porque normalmente son situaciones espontáneas e infrecuentes no replicables a voluntad en un laboratorio.

      - Tuitea este comentario