El marketing del porno online 5


porno marketing

Los españoles consumen porno a manos llenas. Literalmente. Somos 46,77 millones de españoles, de los cuales 800.000 acuden a diario a PornHub[i], el segundo portal pornográfico más visitado del mundo. Qué puedo decir, cuando uno hace alguna manualidad bien, le gusta hacerla siempre que puede.

Teniendo en cuenta que existen muchos más portales, y aplicando el Principio de Pareto, cerca de un millón de españoles se masturban a diario con el porno. Un 2% de la población. La duración de la visita a PornHub suele ser de 8 minutos de media, tras los cuales hay que suponer que la misión ha sido cumplida y de nada sirve tener el navegador con porno. El Confidencial escribe: “La gente visita estas páginas para lo que las visitan, y cuando acaban lo que estaban haciendo, las cierran”. Más claro, agua. La pornografía actúa como válvula de escape, y sabe utilizar muy bien los eslogans para adultos: son claros, precisos y van directos al grano:

¿Harto de masturbarte? Haz clic aquí

Maduritas quieren sexo

Alargue su pene

Este último es el que más me gusta porque viene acompañado de un gif en el que se ve el antes y el después de alguien sometido a esa técnica maravillosa. Al final el hombre consigue un vigoroso miembro anatómicamente imposible que, oh, casualidad, parece ser exactamente el mismo de antes pero ampliado con Paint (ya ni Photoshop). Los anuncios han sido simplificados al máximo para que alguien con parte de la sangre redirigida a otras zonas del cuerpo que excluyen el cerebro sean capaces de leerlo. La gente del marketing del porno son gente maja que se preocupa por ti en los momentos de mayor intimidad.

consumo de porno

Arriba podemos ver cómo se masturba la gente alrededor del mundo[ii]. Para los que digan que los españoles no vamos a la cabeza de nada, aquí está la prueba de que se equivocan, medido en litros entre la población de cada país.

Pero lejos de un análisis simplista de actuar como una válvula de escape, el porno tiene muchos motivos para vender.

Para empezar, “el porno vende que es posible vivir en un mundo en el que las mujeres más bellas siempre están dispuestas a satisfacer todos los caprichos de un hombre[iii]. Lejos de tratarse de algo para ambos sexos, el porno está claramente orientado a varones de todo el mundo, quizá porque para ellos es más complicado conseguir relaciones sexuales, quizá porque son más vagos. Quién sabe. El caso es que el 70% de los consumidores de porno son hombres, y el mercado está claramente orientado a ellos.

Además de vender historias, el porno tiene algo que ni las mejores páginas de Internet poseen: una excelente clasificación por categorías. Así, podemos leer “cum”, “facial”, “deepthroat” o “blowjob”, entre otras. Todas aluden a diferentes modos de interacción boca-pene (es como “polla”, pero en fino), pero cada una tiene su propio espectro y su YottaByte de vídeos en Internet (o más).

La industria del porno tiene un marketing y un sistema de clasificación atomizado generado por sus propios usuarios. Todas las webs cuentan con un sistema de etiquetado en el que el usuario no solo puede editar o aconsejar, sino clasificar el vídeo según su “Porn quality”[iv]. El porno tiene calidad, señores, y no solo depende del pixelado. Las plataformas de pornografía son entornos democráticos.

xvideos hasta la c

En esta imagen se muestran algunas categorías (hasta la “c”) de XVideos, uno de los portales pornográficos con más tráfico. Se puede ver la atomización del mercado y la cantidad de opciones que tiene el usuario. Si a esto se le suma una indización vídeo-vídeo a través de clasificaciones, duración, etiquetas y autor, tenemos una auténtica biblioteca tan compleja como Youtube.

El porno evoluciona (espero que Darwin no lea esto) ya que copia aquello que funciona. Seamos sinceros, el porno no es muy original. Existen una serie de agujeros y una serie de formas que encajan con ellos, todo bastante limitado. Las posibilidades y combinaciones no son apabullantes. Esto significa que un vídeo porno es muy parecido a otros tantos miles de videos porno En el porno se copia, y mucho, lo que satisface las necesidades del cliente. Si un vídeo es más visitado, pronto aparecen cientos de vídeos similares, con pequeñas variaciones, que llegarán más o menos lejos. Mutan, se clonan y deforman para adaptarse a los gustos de los usuarios. Y lo hacen muy rápido.

El servicio fremium es una maravilla. Me río yo de los creadores de videojuegos que venden una espada dentro de un juego creyendo que han inventado un nuevo mercado. Señores, el porno iba antes, y factura más[v]. Los fremium son contenidos gratuitos que contienen elementos extra de pago. Es decir, puedes ver vídeos porno de calidad intermedia totalmente gratis pero si los quieres en HD tendrás que pagar. Esta estrategia ya estaba a comienzo de 1995 aplicada al porno, y vino de la mano de Christopher Mallick[vi].

La comunicación es un factor muy importante en los negocios. La cuenta de Twitter de XVideos tiene 142.000 seguidores. La de PornHub, 437.000. Tengamos en cuenta que a mucha gente vergonzosa (como yo) les da apuro que les relacionen con el porno, la masturbación y los gritos, y esto significa que no siguen este tipo de cuentas.

Os dejo un vídeo maravilloso que te explica cómo funciona Internet:

 

 

[i] El confidencial, “Los hábitos pornográficos de los españoles, desvelados por las estadísticas”

[ii] Gadgetos, “España, segundo país en consumo de pornografía online a nivel mundial”

[iii] Desencadenado, “6 cosas que puedes aprender de la industria del porno”

[iv] Xvideos

[v] La Prensa (Argentina), “La industria del porno factura 12.000 millones de dólares”

[vi] Middle Men (película documental)

  • R R Lopez

    Si alguien inventara un sistema de convertir tanta energía cinética de muñeca en electricidad se acababa la crisis energética en España

    - Tuitea este comentario

    • http://www.pensamientolateral.org/ Marcos Martinez

      Muchas gracias =)

      - Tuitea este comentario

  • https://iznaritz.wordpress.com/ Rachael Calabrian

    Es pura especulación, pero yo creo que Darwin no leerá el artículo. Muy instructivo (también el vídeo). Gracias. Un saludo.

    - Tuitea este comentario

    • http://www.pensamientolateral.org/ Marcos Martinez

      Muchas gracias, Rachael Calabrian =)

      - Tuitea este comentario

  • Pingback: El derecho a no tener una pasión()