¿En frío o en caliente? 2


Hay muchas cosas que pueden tomarse o hacerse tanto en frío como en caliente y seguro que todos tenéis opiniones diversas sobre qué opción es la mejor. ¿Cómo preferís el café: caliente y con espuma, o frío y con un hielo en medio? Seguro que a esto me responderéis como si fueseis gallegos, con un depende: depende de si hace frío o calor, de si es verano o invierno, etc.

Vamos a ir más allá de la comida: ¿cómo serviríais la venganza, en frío o en caliente? Seguro que aquí también hay opiniones para todos los gustos. Pero como yo no soy una persona malvada, lo que en realidad quiero saber es lo siguiente: ¿cómo se escribe un artículo de opinión: en frío o en caliente?

Cuando un tema está de actualidad y, sobre todo, si es un asunto controvertido, nos lanzamos a dar nuestra opinión y, en ocasiones, nos enzarzamos en algún que otro apasionado intercambio de pareceres. Muchos, que tenemos blog, podemos venir a internet y escribir sobre ello, y es ahí cuando yo me pregunto si lo que pensamos es lo mismo cuando acabamos de discutir que cuando pasan unas horas y hemos podido reflexionar y asimilar lo que nos han dicho los demás.

clock-deadline-departure-4090-825x550

También me pregunto si, en caso de no cambiar de opinión y escribir al final del día el artículo tendrá la misma fuerza y pasión que si lo hubiésemos redactado de forma inmediata.

La conclusión a la que he llegado yo es que hay temas sobre los que hay que informarse bien antes de opinar y por eso requieren que no redactemos un artículo sobre los mismos de manera inmediata; pero cuando el tema se refiere a algo totalmente personal, la inmediatez le dará al artículo esa pasión y fuerza que podrían perderse en el tiempo.

Óscar Wilde dijo que “sólo podemos dar una opinión imparcial sobre las cosas que no nos interesan, sin duda por eso mismo las opiniones imparciales carecen de valor”.

Y vosotros, ¿qué pensáis? ¿Estáis de acuerdo conmigo? ¿Y con Wilde? Venga, dejad un comentario que os dejo opinar :)

  • Alejandro Gamero

    Independientemente de la situación, creo que siempre es preferible escribir en frío. Se evitan peligros como los de escribir tonterías (por falta de información) o de escribir cosas de las que después podamos arrepentirnos (y que no siempre se pueden borrar). El que un escrito tenga fuerza y pasión no tiene por qué ser necesariamente algo positivo, en este caso sí que dependerá del tipo de texto. Pero el escribir en frío no significa que no tengan fuerza o pasión. Más bien al contrario, desde la reflexión podemos moldear las palabras para que transmitan de forma más efectiva aquello que queremos transmitir, incluyendo la fuerza o la pasión.

    - Tuitea este comentario

  • Mónica-serendipia

    Indudablemente, antes de opinar hay que informarse y mucho, no solo del asunto sino (y muy importante) de quién lo está contando. Como historiadora no me canso de repetir que los lectores que van a leer una novela histórica, un tratado histórico o una investigación, etc, lean primero la trayectoria profesional y la biografía de quién lo ha escrito. Y esto no sirve solo para la historia sino para todo: cada uno cuenta las cosas según su “filtrado”.
    Hay que informarse antes de opinar, y mejor opinar en frío. Pero sobre todo, hay veces en las que es mejor no opinar porque el silencio es oro.

    - Tuitea este comentario