“¿Harto de masturbarte?” Eslogans y otros motivos del éxito de la pornografía a nivel mundial 2


XXX - Fuente

XXX – Fuente haciendo click

Ya sabéis que lo mio es romper el paradigma completamente y, si es posible, provocar. Y es muy probable que hayas llegado hasta aquí siguiendo un hipervínculo que decía:

“¿Harto de masturbarte? Haz click aquí.”

Desde hace unos días estoy buscando eslóganes para esta web, creo que es importante tener uno con el que identificarse (de modo que se admiten sugerencias). Tras mucho investigar he llegado a las siguientes conclusiones. Aunque para gran parte de los eslóganes se puede aplicar lo que aparece en negrita, he preferido distribuirlos así para que sea más fácil ver lo que dicen:

El eslogan puede ser corto o medio, nunca largo.

No queremos aburrir al lector potencial, y necesitamos que se recuerde.

Cuando Apple Computer lanzó este eslogan en 1997 tenía un objetivo: hacer que el cliente potencial (y el que ya lo era) sentirse únicos y especiales con un objeto estandarizado.

Un gran spot de Coca-Cola con un trasfondo de pensamiento lateral.

Debe incluir al lector, o que se sienta identificado

El lector debe sentirse identificado, tiene que saber que hablas de él.

En esta campaña de White Label te insiste que persigas tus pasiones, o que las dejes de lado si, en realidad, no lo son. Me encuentro totalmente de acuerdo con el creador de esta campaña.

Nike, en la línea de White Label, sigue adelante con su campaña de ánimo a hacer aquello que deseas que le llevó al éxito.

El imperativo ayuda, y mucho

 

Con este eslogan, Estilo Lexus nos persuade de que seamos como los demás querrán ser.

  •  Vuelve a casa por Navidad

Todos recordamos este anuncio cíclico de Turrones el Almendro que nos recuerda a la Navidad.

¡¡¡¡No tiene ni que tener sentido!!!!

 

Es raro, pero los eslogan no tienen que ir en la dirección de la empresa, incluso pueden ir a la contra. No es engañar, simplemente no decirlo todo:

  • Think different…pero compra el teléfono que todos quieren.
  • ¿Y si nos levantamos? Y, sin embargo han acallado a sus trabajadores.
  • Just do it. Pero compra mis zapatillas.
  • “…no lo hagas”. Cuando en realidad te retan a hacerlo.
  • Eres lo que serán…pero no hasta que no compres el coche
  • Vuelve a casa por Navidad, pero lleva turrón.

 ¿Y lo del porno? ¿A qué venía?

No podemos olvidar que, aunque sea un tema tabú (y por lo tanto uno de esos de lo que a mi me encanta hablar) el porno es, y tiene visos de seguir siendo, el negocio más importante del mundo. 

Y tengo la impresión de que es un sector muy poco estudiado. Yo estoy estudiando en una escuela de negocio y este sector no ha aparecido en ningún texto, ni de grandes autores ni de autores pequeñitos como yo.

No ha aparecido ni de refilón. De manera que aquí estoy yo para corregir esa situación.

¿Por qué el porno tiene tanto éxito?

Satisface una necesidad

La norma número uno de todo producto es que alguien requiera de él. De lo contrario está destinado al fracaso. Teniendo en cuenta que el porno no es que siga ahí, sino que sigue expandiéndose, podemos afirmar que esto debe cumplirlo bien.

¿Qué necesidad satisface? ¡Ah! Eso ya es más difícil de averiguar…Según Maslow tenemos las siguientes necesidades, de las que destaco la 2 y 3.

  • Necesidad de respirar, beber agua (hidratarse) y alimentarse.
  • Necesidad de dormir (descansar) y eliminar los desechos corporales.
  • Necesidad de evitar el dolor y tener relaciones sexuales.
  • Necesidad de mantener la temperatura corporal, en un ambiente cálido o con vestimenta.

Supongo que es una necesidad intermedia fruto de tener relaciones sexuales y eliminar los desechos corporales.

Hace poco, sin ir más lejos, podíamos leer la entrevista a Esperanza Gómez, una actriz porno mejicana que no ha tenido reparos en hablar sobre su profesión, sorprendiendo mucho (y con motivo) al hablar inlcuso sobre el amor

Precio competitivo, o al menos mixto

En mi investigación entorno al éxito del producto que ofrecen las webs basadas en el porno he pasado por catorce servidores o webs de contenido, que te refieren a un conjunto de unas cincuenta redes compartidas en mayor o menor medida entre casi todos los hostings.

Casi todas tienen la siguiente manera de funcionar: tiene un alto contenido totalmente gratuito. Eso sí, la calidad del vídeo es media-baja, con alguna excepción.

No obstante por videos de mayor calidad hay opciones de pago que varían enormemente de unas a otras, de modo que no es un sector estandarizado.

Orden, simplicidad para el cliente. Plug and play

A exceptión de un dominio poco visitado el resto de webs compartían algo muy importante de cara a un cliente: simplicidad en el funcionamiento de la web. Todas ellas contaban, como lo hace un blog, con un sistema rápido de etiquetas en función del contenido del vídeo. De ese modo podemos elegir de una serie de etiquetas desplegables una temática o un conjunto de temáticas, y en función de la opción elegida nos deriva a una serie de vídeos en los que, a medida que avancemos, nos alejamos de las opciones elegidas para entrar en otros estilos o formatos.

Sin registro, y con el producto a un click, el usuario no tiene que pasar por trámites.

VoD, el vídeo bajo demanda o contenido personalizado

Tenemos, por tanto, una categoría gratuita, una premium con contenido de mayor calidad y una tercera: el contenido personalizado.

Existe un tercer nivel, por tanto, de pago con contenido que tú mismo puedes elegir a la carta. En este nivel, bastante más caro que el premium, pagas por fracciones de tiempo, según la web, y te ofrecen un servicio de webcam a la carta, donde dentro de unos parámetros puedes elegir qué quieres que la persona del otro lado hagas.

Es, digamos, el nivel máximo que ofrecen las webs, un contenido para cada persona. Se ha estado hablando mucho últimamente del vídeo bajo demanda (VoD), pero es algo que las cadenas de pornografía llevan usando años.

Se centran en el mercado y el cliente

Uno de los fallos de tantas compañías que hemos visto hundirse ha sido el mirar hacia su producto en vez de hacia el exterior. No han preguntado a los clientes. Sin embargo, estas webs te rastrean desde que entras en ellas, vigilando a qué haces y no haces click en cada momento. Es algo que me ha sorprendido mucho, pero tienen una velocidad de adaptación gracias a estas herramientas brutal. En un par de ellas incluso se cambia el contenido por país y franja horaria para optimizar el que se haga clicks en los banners publicitacios.

Alta inversión en publicidad

Es raro que pases un día completo navegando y que no veas algún banner con contenido sexual, sobretodo en páginas que dependen de los anuncios para sobrevivir como redes de P2P o de almacenaje de archivos magnet y torrent, donde más abundan. Si frecuentas series.ly, TPB, Series Coco o similares podrás hacerte una idea del bombardeo.

Pero el porno no se detiene solo en estos segmentos marginales, sino que saltan a: periódicos deportivos, gestores de visionado de vídeo y webs de empresa de contenido sexual.

Como veis es un mundo empresarial más complejo de lo que parece a simple vista cuando cierras las ventanas o borras los mensajes de spam de estas marcas.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Dame tu opinión! O, en el caso de este artículo, la de un amigo

¡Compártelo en las redes sociales para que otros puedan leerlo con los botones de abajo!