Hoy voy a suspender un exámen. La estrategia de la cebolla 4


Hoy voy a suspender un examen porque los conceptos sobre los que habla para mi son muy parecidos a la magia o el budú: están desordenados, no tienen mucho sentido y, además, no resultan nada atractivos. Me estoy refiriendo a la contabilidad y las finanzas.

Cálculo del XXX, nótese una falta absoluta de conocimiento de las reglas de preferencia del paréntesis

Cálculo del VAB. Nótese una falta absoluta de conocimiento de las reglas de preferencia del paréntesis

Tengo una batalla perdida contra la contabilidad. Bueno, no contra la contabilidad en general. He de decir que me he administrado mi dinero desde siempre y la gente se sorprende al saber cómo lo estiro. Soy maniático y todo queda registrado: una entrada para el cine, el pago de la factura del teléfono, un refresco… Todo lo llevo a modo de control, para saber qué es lo que gasto, cuándo y de dónde quitar. Pero claro, al parecer la contabilidad al uso (la de los contables del día a día) está por encima de las normas básicas tanto lógicas como matemáticas, y por eso:

  • Lo que resta puede ir sumando para según qué cuentas, y a veces en vez de poner un signo de menos puedo poner un paréntesis para verlo más claro. Eso sí, los colores en una hoja excel ni ocurrírseme.
  • El paréntesis lo pongo englobando la operación porque me sale de los cojones (véase la fotografía, donde se supone que las pérdidas restan al beneficio en vez de multiplicarlo con signo negativo).
  • Defino rendimiento no con la fórmula del rendimiento, sino con la que a mi me da la gana. Inlcuso puedo decir que 0,25% es lo mismo que 25%.
  • Puedo trabajar sin unidades (en serio, sin ninguna en absoluto) durante desarrollos de tres o cuatro folios.
  • Puedo hacer varias sumas y restas en vertical, sumando el resultado de una al de otra, y eso se lo resto a tal o cual cantidad. ¿Para qué me voy a liar haciendo varios pasos lógicos y formalmente correctos si te lo puedo poner todo como una sucesión de sumas sin ningún signo de operación de por medio?
  • 4,1 % es 4%, y 3,9% también es 4%, y a la mierda.
  • Los millones los pongo yo como una M, o como una m, pero mi vecino los pone como “kk“, y a veces podemos incluso trabajar sin ningún tipo de coma.
  • 0,25 evidentemente hace referencia a un porcentaje. Si no lo entiendes es porque no estabas atento.
  • Al dividir “unidades monetarias” entre “unidades monetarias” me puede salir un resultado en meses. Yo molo.
  • La notación científica es para maricones. Si me tengo que liar a ceros, los pongo, aunque sean 24 y no tenga sentido.
  • Los subíndices me los paso yo por el forro de los coj****, y por eso CV no es lo mismo que CV.

“No, Marcos, la contabilidad es algo muy serio, y hay normas.”

Ya. Pero todavía no he encontrado un solo libro en el que al pasar de página en determinados capítulos se respete la nomenclatura que le precede. Es por eso que beneficio neto puede escribirse como BºN, BDIT, EBITDA, BN o Bfn a veces de modos diferentes, ¡dentro de la misma ecuación! En matemáticas cuando veías la ecuación de una recta los parámetros podían ser “m-n”, “a-b” o “u-v”. Pero si empezaba a llamarse de una manera no acababa de otra, y todo el libro era la misma letra para designar lo mismo. Aquí (en contabilidad) no hay letras, hay conjuntos de letras, como VAN, VANn, VAN(a), VAN(f). Todas y cada unas diferentes en cada libro. Lo que para un libro es W para otro es E (ni “v” ni “w” ni nada parecido). Incluso hay conceptos que en uno se llaman A y B, y en otro se llaman B y A. Como para no hacerse un lío.

He consultado cerca de ocho libros (de manera constante, más otros tantos esporádicos) durante todos estos meses de diferentes autores y para distintos tipos de alumnos: contabilidad de bachillerato, finanzas para primero de ADE, incluso uno de esos libros para Dummies (que, por cierto, era el más claro de todos). Pero en todos había, al menos, un par de errores en los textos: signos que estaban mal, factores que no deberían estar ahí, discrepancias entre unas fórmulas y otras, errores al despejar incógnitas, letras borradas (sí, algunas imprentas no pueden imprimir letras griegas, y aparecen maravillosos espacios en blanco con auténticas incógnitas),…

Es por eso que hoy voy a suspender un exámen: el de contabilidad. Las finanzas, más o menos, tienen una estructura algo más lógica y estable (en esta asignatura los contables aprendieron a dividir, y los errores son menos frecuentes), pero la contabilidad está estructurada para que el alumno pueda descojonarse de risa. ¿Por qué os cuento todo esto? Porque tras cuatro meses de estudio duro dudo mucho que consiga superar un examen de estas características, y es de sabios admitir dónde uno tiene una barrera infranqueable. Es más, me atrevería a decir que este es el examen para el que más he estudiado en toda mi vida, y me he presentado a un centenar entre pitos y flautas.

¿Mi estrategia? Conseguir aprobar las otras tres asignaturas e ir a llorar a algún profesor. Si no os lo creéis puedo comentaros que esta fue mi estrategia durante cuatro años en la carrera (solo que lloraba antes del examen). Antes de los exámenes me tiraba un mes entero yendo a decenas de tutorías con todos los profesores. Ellos conocían mi cara, mis aptitudes y mi férrea voluntad (de hacerles la pelota). Estoy del todo convencido que algún “5.0” sobre 10 ha llegado al cinco por algún que otro afecto personal fruto de verme todos los días con alguna duda.

PD a los contables: “u.m.” es una mierda, inventáos una letra para decir “u.m.”, es aburridísimo tener que escribirlo todo el rato. Hay 24 letras en el alfabeto griego, elegid una y dejar de marear la perdiz.

Si eres contable lucha contra la negligencia haciendo clic en alguno de las redes sociales de ahí abajo. Si no, no pasa nada, también puedes contribuir por un mundo más justo:
  • http://annoys.wordpress.com rachael calabrian

    Lo cierto es que cuando he leído este artículo (a primera hora de la mañana), he pensado en unirme a tu queja e insultarlos a todos (es la empatía, no me nace muy a menudo, no creas…), pero luego he pensado que en vez de hacerte gracia o sentir que lo hacía a modo de compañerismo, ibas a sentirte peor. Estas cosas se ven mejor al cabo de unas horas (y días…) Quizá ahora ni siquiera le des importancia (o sí). Bueno, no sé qué decirte, porque sé que me vas a soltar algo divertido para restarle importancia al asunto… Perdona que no contestara de mañana, no quería poner nada estúpido… (quiero decir más estúpido de lo que acostumbro, ya sabes… :))

    - Tuitea este comentario

    • Marcos Martinez

      Creo que las estupideces definen a las personas, así somos todos más divertidos. Y también creo en la impulsividad y en hablar antes de pensar algo (suele llevar a conversaciones a voces o “grito pelao” muy divertidas). Cómo me conoces.

      Yo no diría que suelto algo divertido para restar importancia, sino que mi ignorancia natural hace que parezca que es broma lo que digo y mi falta de tacto (de la mano con mi leve ataraxia) suele relativizarlo todo.

      =)

      - Tuitea este comentario

  • Chuchi

    Soy contable por accidente y me dedico a ello y ahora me gusta. Pero jamás explicare a mis clientes sus cuentas con el lenguaje contable pues, con razón, me mandarían a la mierda. Acabo de leer tu libro, voy a seguirte y difundirte. Lo voy a comprar en papel y lo dejare en la mesilla de mi hijo de 17 años q le gusta leer cosas raras.

    - Tuitea este comentario

    • http://www.pensamientolateral.org/ Marcos Martinez

      Muchas gracias, Chuchi. Por leer, por el comentario y por la amenaza de compra de mi libro ;)

      Qué pena, anoche acabó un sorteo de dos ejemplares en toda España. Intentaré ser más rápido la próxima vez.

      Yo a mí mismo me defino como “ingeniero por azar” y, al igual que tú, cuando trato de explicar complicadas ecuaciones matemáticas uso un lenguaje totalmente coloquial en el que la palabra más difícil sea “fuerza” o “empuje”. Creo que en determinadas disciplinas se elige adrede el levantar una barrera de indeterminación para el cliente, un campo de fuerza para que no se entere de qué es lo que está pagando. ^^

      Lo dicho, que me lío: muchas gracias por todo, Chuchi.

      - Tuitea este comentario