Nadie te está mirando 2


Hay un suceso muy divertido que ocurre en una conferencia, cuando la impartes. No debes estar nervioso. Total, la gente no te está mirando a ti, está a sus cosas, a sus problemas, a sus observaciones. ¡La gente no te está escuchando! El mejor sitio para que no te escuche nadie es delante de mucha gente porque la gente, a la hora de la verdad, está a lo suyo.

Calvin_big-planet3

La gente vive en su mundo particular. Nadie te está escuchando

No puedo sino secundar ese tipo de ocurrencias debido a mi problema de atención no diagnosticado. Vamos, que ningún médico me ha dicho que tengo déficit de atención ni nada parecido. Pero, lo cierto, es que no hace falta. De hecho en las conferencias o clases soy el único que suele tomar apuntes: es el único modo de no evadirme a otro planeta, al más puro estilo de Calvin y Hobbes.

Es cierto, reconozco que hay personas que son capaces de atender durante dos horas a un ponente, pero no es mi caso, ni desde luego el de la gente de la que me he ido rodeando. Aún recuerdo con cariño gente dormida en las aulas de la universidad mientras un profesor hablaba sobre teoría que nunca sería utilizada por aquellos que no escuchaban (que eran una parte importante de aquellos jóvenes).

No estoy seguro de hasta qué punto la capacidad de escucha torna nula. Quizá una hora, quizá dos, a lo mejor cinco minutos. El caso es que me he puesto a preguntar a las personas de diferentes edades,  y me he dado cuenta de una cosa: la gente más joven, simplemente, desconecta, pero no piensa en nada. La gente con más edad no es que desconecte, sino que gira los ojos hacia dentro del cerebro para mirar a un problema de su vida que está ahí, y que es mucho más importante que la charla en cuestión. La gente está a sus cosas.

Todo esto venía a raíz de esas personas con miedo escénico (entra las que me incluía hace tiempo), porque pasado un número de persona, por ejemplo veinte, nadie se siente obligado a escuchar demasiado atentamente lo que estás diciendo, y tienen otros pensamientos mejores a los que hacer caso.

Esto he descubierto con los años: cuanta más gente hay en la sala, menos te atienden y durante menos tiempo. Es por eso que el hecho de que te de corte hablar en público ha dejado de tener sentido para mí: ¡Pero si nadie te está prestando atención! Tú dí lo que quieras, que nadie te escucha.

Y tú, ¿durante cuánto tiempo sueles prestar atención a un ponente?

  • jalopgui

    Una buena reflexión Marcos, que pese a estar dentro de la categoría humor, lo cierto es que esconde una gran verdad :)

    Para enfrentarse con éxito a una conferencia o exposición nada mejor que dominar el tema, dar por supuesto que hablarás de algo que dominas más que los asistentes y, por supuesto, una buena dosis de humildad.

    Un saludo y enhorabuena por el Blog,

    - Tuitea este comentario

    • Marcos Martinez

      Muchas gracias, jalopgui, da gusto que la gente te lea =)

      Los consejos que das sin duda son buenos ;)

      - Tuitea este comentario