dejar de fumar
  La historia que traigo hoy está muy relacionada con el pensamiento lateral, aunque pueda que sea tan lateral que al final no se entienda. Espero que no. Hoy vengo a presentarte el método zen sicotrópico para dejar de fumar. Sabes lo que es el zen. Contrariamente a lo que dicen muchos no es una religión, es más bien una forma de pensamiento y código de conducta, pero no incluye la adoración a ningún tipo de deidad. Busca educar la mente para trascender la lógica dualista que domina al pensamiento racional, consiguiendo así la expansión de la conciencia, para que esta alcance el Satori, o despertar espiritual, un estado de claridad mental en el que podremos percibir la realidad tal como es, sin filtrarla por nuestra subjetividad y nuestros apegos. En esto pienso que tiene mucho que ver con el pensamiento lateral, pues se trata, no ya de generar una forma nueva de pensamiento, sino, más bien, de alcanzar el no-pensamiento. Pero la aclaración de este concepto la dejamos para otro día, que quizás nunca llegue, porque los propios maestros zen no podrían aclarártelo. ¿Y por qué sicotrópico? Porque te voy a narrar una historia real, pero que al final quedó como una especie de koan. Un koan es un problema que el maestro zen  plantea al estudiante para comprobar si este progresa adecuadamente en la enseñanza zen. Se suele plantear en forma de un poema o cuento que narra un acertijo aparentemente absurdo e ilógico. Para resolverlo, el estudiante tiene que trascender el pensamiento lógico racional dualista y guiarse por su intuición, consiguiendo un estado de conciencia expandida. Un tema, vamos. Y esta experiencia-koan fue fruto de la ingestión de una sustancia sicotrópica. El ¿koan? Un sujeto, llamémoslo Jinglor, por llamarlo de algún modo, vaya, decidió tomar setas mejicanas en la sala de estar de una residencia de estudiantes, junto con 3 amigos. Después de perderse intentando ir a su habitación, sentir que no podía salir de la sala de estar porque había entrado en bucle que le impedía dejar de levantarse del asiento y volverse a sentar, como si fuera víctima de un maldición formulada por Teresa Rabal, y de ver en la ceremonia de los Óscar a Nicole Kidman con cara de gato, alcanzó un estado súbito de conciencia expandida mientras uno de sus compañeros de viaje se encendía un cigarro. –Ahora lo tengo –dijo con cara de asombro, como si el mismísimo Buda le hubiera enseñado la chorra. –¿El qué? –le preguntó su interlocutor con voz pastosa. –Si quieres dejar de fumar, tienes que comprar cigarros sin boquilla. –¿Cóooomo? –Sí, un cigarro que se encienda por los dos lados, así no te lo puedes fumar, porque te quemas los labios. En aquel momento a Jinglor le pareció que había accedido a una gran verdad. Para él tenía mucho sentido. ¿Había accedido Jinglor a un estado de conciencia expandida, o los monjes zen piensan como un juerguista narcotizado? ¿Es este otro koan? Cuéntame tu opinión en el hilo […]

El método zen sicotrópico para dejar de fumar


google business 4
Vivo en España (sorpresa, sorpresa) y aquí el deporte nacional no es el fútbol o Telecinco, como malpiensan algunos en un error garrafal. El deporte nacional es la burocracia, quizá uno de los peores inventos franceses, justo detrás del francés. España es el lugar del “Vuelva usted mañana” de Mariano José de Larra y del “lo siento, estamos cerrados”. Del “fuera de servicio”, del “es en la otra ventanilla” o en el otro piso, edificio, país o planeta. La burocracia se suponía que ayudaría a la humanidad, que elevaría su civismo y su control sobre los hechos,  cuando lo único útil que ha hecho hasta ahora es provocar con bastante acierto y éxito sin parangón úlceras estomacales. Quiero montar una empresa Para montar una empresa en España necesitas, más que otra cosa, paciencia. Te dirán que necesitas dinero, gente capacitada y una idea. No. Lo que necesitas es una paciencia brutal y un sentido de la templanza que eviten arrancarle la cabeza a la tercera persona que te diga “No, se ha equivocado, este es un impreso que no corresponde a lo que usted quiere hacer. No estoy capacitado para decirle lo que necesita”. Desde hace tiempo me interesa mucho montar mi propia empresa, pero barreras burocráticas y fiscales me lo impiden. ¿Pagar del orden de 300 euros fijos solo por existir? Imposible de mantener a mi escala. ¿Y si montar una empresa fuese como abrir una cuenta en Google? Te bajas una App, Google Business, en tu teléfono o abres el navegador, por ejemplo, por business.google.com, y accederías al siguiente menú. Un menú que solo necesita saber quién eres (ya enlazado mediante una cuenta de Google), el nombre de la empresa, la cuenta inicial desde la que se ingresará el primer dinero, el logo y poco más. En el caso de que se necesite algo más, un emergente bloqueador aparecerá en la pantalla, a lo “Ups, parece que falta el DNI del fundador”. Pero sin más trauma que teclear o realizar una fotografía sobre el documento de identidad. Por supuesto, la responsabilidad legal de abrir una empresa es la que hace que la actual burocracia sea tan lenta, inexpresiva, implacable y, en muchos casos, absurda. La política de cubrirse el culo por si algo sale mal está haciendo añicos el trabajo en este país, donde no se puede mover un dedo sin que alguien te pida “firma ahí”. Pero abrir una empresa debería ser lo fácil, y cerrarla lo difícil (impagos, deudas, trabajadores,…). Curiosamente, es más fácil cerrar y decir “hasta luego” que constituirse como sociedad. Una App como esta podría no solo dar el empujón a los emprendedores, sino bloquear el cierre de empresas que no pagan a sus empleados o que tienen deudas con un “Ups, parece que tiene usted deudas con sus empleados o proveedores. Por favor, compruebe sus cuentas e inténtelo de nuevo más tarde”. Sería genial que Google se pelease con el Estado Español para que éste último deje de ser tan tocapelotas en materia de […]

Google Business: App para crear tu empresa en 5 minutos



Marcos Martínez Euklidiadas 9
Trabajo para el Grupo Efisos, un espacio constituido entorno a la base de que cualquier sistema (como un edificio) es mejorable a nivel energético. Y lo conseguimos, el cliente gasta menos luz, ayudando al planeta. También lo hago para ING, único banco del cual puedo decir que sus objetivo es que el cliente ahorre. Y lo conseguimos, el cliente consigue ahorrar, y con ello cumplir sus sueños. Cuando vi cómo La Piedra de Sísifo iba reclutando a los que serán llamados como grandes escritores de la época en un futuro (nunca se hace en tiempo presente) quise escribir junto a Alejandro Gamero. Cada vez son más las personas que se dejan caer por este espacio de pensamiento. Me gusta trabajar con los mejores, con las personas cuya meta va más allá de ellos mismos y tratan de cambiar mediante el esfuerzo el mundo que nos rodea, haciendo suya la misión del cliente, ya sea para ser más eficientes, ahorrar más o disfrutar de las inquietudes mentales más relevantes. Uno de mis objetivos es trabajar con los grandes, sean del campo que sean. Es por eso que Marcos Martínez quiere trabajar con Carlos Bravo. Ya he trabajado en otra ocasión, escribiendo para Quondos la MEGA Guía para publicar en Amazon, pero cuando trabajas con los grandes es muy difícil dejarlo. La motivación que desprenden te hace volver y darlo todo, esforzarte al máximo y acabar (por fuerza) siendo mejor. Cuando escuché que Zen*Guerrilla iba a abrir, y que en ese espacio iban a darse la motivación, la felicidad y la productividad, y cuyo eslogan es sacar lo mejor de ti, lo vi claro. yo quiero escribir en Zen*Guerrilla Esta es mi carta de petición de trabajo. Hola, Carlos, ¿cómo va todo? Esta noche, a una semana de que Zen*Guerrilla sea lanzado, llegarán a tu bandeja de entrada tres artículos clasificados personalmente con la categoría de “Problemas reales del día a día“, un espacio de trabajo continuo en el que quiero plasmar la relevancia de los problemas reales frente a las ligeras incomodidades del día a día, un espacio que hará relativizar las situaciones al lector y donde podrá analizar qué es realmente lo importante y qué meramente molesto. Todos tenemos inconvenientes a los que llamamos problemas, y nos echamos las manos a la cabeza cuando los últimos llegan. Con 27 años tengo dos trabajos con contrato, un libro escrito (traduciéndose al inglés) y otro en marcha, un blog personal, y trabajo en otro cultural. Me gusta trabajar con los mejores, siempre y cuando los mejores se preocupen por la vida de los demás. La experiencia de haber abandonado todas las empresas en las que he trabajado, con juicios de por medio, impagos, registros en el FOGASA, amenazas de un martes cualquiera y cinco sectores a mis espaldas me han colocado (aun a pesar de mi edad) como un contribuyente ajado de experiencias. Y quiero compartir parte de mi filosofía de vida y trabajo. Y, claro, si se me ve con ganas es porque las tengo. Si crees […]

Marcos Martínez quiere trabajar con Carlos Bravo


Tablero-Ajedrez-549499
Por turnos, las fichas de madera se desplazan por el tablero. Por turnos, van cayendo. Cada par de jugadas despeja un poco más un campo previamente saturado. Por turnos, se acercan las unas a las otras para masacrarse entre sí. Las fichas, dispuestas con simetría en un inicio,  bailan caóticamente ordenadas por el tablero. Pero este tablero carece de límites, y es ahí donde el juego difiere del ajedrez. Sin límites, las piezas tienen la habilidad de huir ad infinitum, escapando de sus cazadores a los que dejarán atrás. O, al menos, lo intentan. Hace tiempo que juego al ajedrez despejado, un juego en sincronía con la idea del espacio einsteniano, en el que la materia del espacio (piezas de ajedrez) deforman el espacio en sí mismo (tablero). El ajedrez despejado tiene exactamente las mismas reglas que el ajedrez normal, y estas aparecen dispuestas en el mismo orden que en el tablero original, con alguna salvedad: Las celdas son , del mismo modo, fichas que se pueden mover, y aparecen en una cuadrícula de 10×10 en un inicio (en vez de las 8×8 convencionales). Se establece la diferencia: fichas para las celdas y piezas para las figuras clásicas. Cuando una pieza del tablero (una pieza de las clásicas) quiere avanzar a una casilla fuera del 10×10 original, solo tiene que situar más fichas fuera, creando más superficie de juego. Pero no se puede hacer un tablero infinito, de este modo, la tercera regla del ajedrez despejado establece que ninguna pieza podrá desplazarse de modo que quede a más de 11 celdas de radio de alguna de las otras piezas dispuestas ya en el tablero. Pronto el tablero se combará bajo el peso del movimiento. En el tablero inicial, una diagonal mide 8 celdas, y es lo más alejadas que están unas piezas de otras. En el ajedrez despejado, cada pieza no solo estará limitada por su movimiento natural, sino que, además, estará limitada por la posición del resto de piezas a lo largo de un tablero cambiante. Un tablero que, además, puede simular persecuciones. Si, por ejemplo, al final quedan un par de piezas por el tablero, éstas podrían correr la una a por la otra en una persecución sin límites en la que el tablero “crecería” hacia el lado del avance y “decrecería” por el otro extremo. Pero siempre manteniéndose (como máximo) en una longitud de 11 celdas. La idea del ajedrez despejado nace de la idea que Einstein nos dio sobre cómo influye la materia sobre la forma misma del espacio. De este modo, las fichas representan la materia que, moviéndose, deforman y crean el espacio (las celdas). Además, existe una atracción de todas las piezas entre sí basada en la mecánica newtoniana, de modo que no pueden alejarse de manera indefinida. Esto genera agotadoras partidas de semanas de duración, por supuesto, pero se trata de hacer algo diferente… y de ganar. Y a ti, ¿se te ocurre ampliar un juego clásico con física teórica?

El ajedrez despejado



Maslowianas 1
¿Qué ocurre cuando todas las necesidades maslowianas han sido resueltas? ¿Cómo se dobla nuestra mente ante el aburrimiento del triunfo personal? ¿Qué nos pasa por la cabeza cuando hemos alcanzado nuestros objetivos? En Japón, una cantidad inusual de personas se están suicidando. Algo ha hecho clic en sus cerebros y les ha llevado a la única solución lógica: necesitan suicidarse. No hablo de depresiones, pobreza o enfermedad, sino de casos de suicidas con trabajo, vivienda, pareja, hijos,… Personas con todas las necesidades cubiertas deciden quitarse la vida. Ocurre que, según Maslow, existen cinco necesidades que el hombre tiene que cubrir a fin de ser feliz. Bueno, qué puñetas, Maslow las puso en una pirámide, pero ya existían antes. Esta pirámide habla de las necesidades fisiológicas (comida, descanso, sexo,…), las de seguridad (techo, familia, salud, trabajo,…), afiliación (afecto social), reconocimiento (respeto, éxito,…) y autorrealización (creatividad, resolución de problemas, aceptación de los hechos,…). Resulta que hay algunas más, pero son necesidades irreales, virtuales, falsas o como queráis llamarlas. No son necesidades que tengamos que cubrir para ser felices porque, de hecho, se trata de aspectos en la vida sobre los que preocuparse o no carece de sentido. Todas tienen en común la imposibilidad de ser cubiertas, llevando a la locura, el suicidio o la depresión a las personas que las satisfacen. Necesidades de Damocles Muchas personas se sienten culpables de lo que han conseguido en la vida al triunfar. Algo así como estar preocupado por haber conseguido más que otras personas de su entorno (familia, amigos, vecinos,…). De hecho, se dan casos en los que se miente acerca del dinero ganado o la fama conseguida para que los demás no sepan sobre el triunfo propio. Esto cubre las necesidades de Damocles, que representan el miedo a perderlo todo de golpe por sus conocidos, o el de perderlos a ellos cuando la información salga a la luz. Así, esta necesidad se cubre con la mentira, pero nunca está lo suficientemente completa, porque siempre alguien ha podido descubrir algo. Necesidades del jardín del vecino Hay personas que no viven para sí mismas, sino que viven en la comparativa del verdor del jardín del vecino, sintiéndose profundamente pequeños si sus logros no pueden equipararse a los demás. Imaginad a un pintor que consigue un cuadro que es una obra de arte, sintiendo envidia por el escultor que le supera en el arte de la arcilla. De manera que corre a practicar con la representación tridimensional de objetos de barro, y tras muchos años consigue ser realmente bueno. Pero se siente profundamente insatisfecho por haber abandonado la pintura, campo en el que otros le están aventajando. El problema radica en que siempre hay alguien que tiene algo que nosotros no hemos conseguido. Necesidades de fantasía Se trata de aquellas que necesitamos cubrir pero no van a darse nunca. Como, por ejemplo, la necesidad de la compra de indulgencias, unos papelitos que la Iglesia Católica te vendía y que ponía tus pecados terrenales en un kit-kat. La […]

Las necesidades no reales de la Pirámide de Maslow


librosvacios 4 1
Sí, lo sé. Hoy no es jueves, pero he estado realmente ocupado con unos asuntos familiares. Pero le doy a la ruleta el viernes y esto es lo que sale. Recordad que el reto para los escritores es el de componer un título con estas palabras: Resfriar Cobra (animal) Vaca (¡Otro animal!) Reflector Salto Los #LibrosVacíos Nº4 Reto para escritores -Resfriar -Cobra (animal) -Vaca (¡Otro animal!) -Reflector -Salto http://t.co/qnGmDul4m9 — μCuentos (@miCuentos) Mayo 29, 2015 #LibrosVacíos es un reto para escritores, pero cualquiera puede aportar un poquito de locura al mundo

#LibrosVacíos (4th)



concert-662851_1280 2
Así es como voy a hacerlo. Tras más de un año escribiendo cada lunes sin descanso en mi blog, he decidido abrir un poco más la mente y dejar que sean los lectores quienes elijan el artículo de la semana siguiente. No es algo que haré todas las semanas, pero sí a menudo. Para votar, solo tienes que darle a favorito al tweet de abajo o dejarme un comentario. Si, además, quieres difundir mi blog, estaré encantado de que lo hagas Cada semana, escribiré sobre la temática del artículo más votado, y el segundo con más votos irá directo a la lista de la semana siguiente. Aquí van los temas para la semana que viene. Sed malos Vengo del futuro, traigo lejía. Los anuncios no se piensan ni 5 minutos #EligeTuLectura http://t.co/ZjIyQHLrRO pic.twitter.com/zSONa7Y9Hz — Marcos Martínez 720p (@euklidiadas) Mayo 26, 2015 La segmentación del porno online #EligeTuLectura http://t.co/ZjIyQHLrRO pic.twitter.com/M8MlKAHzs0 — Marcos Martínez 720p (@euklidiadas) Mayo 26, 2015 La pirámide de Maslow sobre la pirámide de Maslow #EligeTuLectura http://t.co/ZjIyQHLrRO pic.twitter.com/hRlLhyqWA4 — Marcos Martínez 720p (@euklidiadas) Mayo 26, 2015   Como aprendo de mis errores, cada vez propondré solo tres temas (y no cuatro, como la semana anterior, en la que fuisteis autores de un empate técnico. ¿Estáis preparados para elegir lo que leéis? #EligeTuLectura

Crear un blog para tus lectores


7278022756_7326a02fc8_b 2
En el capítulo de hoy veremos la alopecia androgenética que, para el que no lo sepa, es la calvicie de toda la vida. Llegado a una edad, y en función de tu sexo, el pelo se cae de determinadas zonas del cuerpo. Principalmente, de la cabeza. Como con cada uno de los temas que hace llorar a un gran número de seres humanos, buscamos la causa de la caída de nuestro amado pelo. He de decir que hay una parte muy pequeña de la humanidad, entre los que me incluyo, que se afeitan la cabeza como un proceso voluntario. Espero que nadie me pregunte por qué, porque no tengo ni idea. La principal causa, además del sabido estrés (invento médico para no tener que hacer un diagnóstico serio), es la falta de hormonas masculinas o andrógenos. Cuando llegamos a una edad, el nivel hormonal baja bruscamente, y lo mismo hace el pelo. Baja, se queda en el suelo, y cuando te miras al espejo te dan ganas de echarte a llorar. En parte tiene cierto sentido. Mamá, ¿para qué sirve un calvo? Biológicamente, para poco. Lo siento, calvos del mundo. El hecho de que estés calvo puede tener un factor hereditario, pero casi seguro que es porque tus hormonas han caído en picado, y que estás en un momento de tu vida totalmente artificial, propiciado por la tecnología. Los seres humanos no han evolucionado para durar por encima de unas pocas décadas. Ya llegar a los 40 es todo un reto tecnológico, y alcanzar los 100 un auténtico prodigio arropado por el conocimiento y una vida en sociedad. El quedarse calvo es una alerta biológica que dice, más o menos: No te aparees con este macho, que está en las últimas. Somos animales, y nuestros cuerpos han evolucionado para un único propósito: transmitir una pequeña carga de material genético a la siguiente generación. Te guste o no, ese es el propósito con el que tu cerebro fue preprogramado. Decir que el físico no importa a la hora de encontrar pareja es una sublime gilipollez. Diferente es que no queramos que nos importe, pero tu cerebro hace barridos constantes a todos los machos y hembras que encuentra, y otorga valores de puntuación a cada uno de ellos en función de su físico que luego traduce a elecciones personales del tipo: ese tipo es admisible, aquél no es admisible, eso es un perro,… A la mierda la biología Por suerte para muchos, la biología domina una pequeña parte de nuestras vidas, y factores como la personalidad o el dinero (o la personalidad que da el dinero) también otorgan puntos a los machos y hembras que quieren aparearse con otros machos y hembras. E incluso estos no tienen por qué desear aparearse para llevar vidas llenas de felicidad, ya que la sociedad puede arroparlos igualmente. Incluso siendo calvos. Podéis pensarlo del siguiente modo: vivimos en sociedades que han superado por mucho la edad a la que deberíamos haber muerto. La media de España en 2010 era de […]

¿Para qué sirve un calvo? Su función biológica



librosvacios 4 1
El reto de los #LibrosVacíos va tomando forma. Pero podéis colaborar diciéndome si queréis retos temáticos, o proponer vosotros vuestras propias reglas: Número máximo de palabras; Número mínimo; Género literario; … Aquí están las palabras de hoy (y mis Tweets): Poco Escritor Batir Encargado Guarida   El escritor y su guarida, cómo batir poco te lleva a ser encargado #LibrosVacíos de superación personal @miCuentos — Marcos Martínez 720p (@euklidiadas) Mayo 21, 2015   La guarida donde el encargado batía a los pocos escritores que aún quedaban @miCuentos #LibrosVacíos de #Terror — Marcos Martínez 720p (@euklidiadas) Mayo 21, 2015

LibrosVacíos (tercera edición)


unnamed - copia 8
¿Sabéis esos libros en los que se dice cómo quieres que siga la historia? Cuando lo haces, saltas a una página en mitad del libro, y de esta a otra, y luego a otra. A mí me gustaba buscar el modo de que el protagonista muriese, era más divertido. Ahora podréis elegir cómo matar este blog (o no) eligiendo el tema para la semana que viene. Yo propondré temas rocambolescos y absurdos, como acostumbro a escribir. Y vosotros podéis votarlos (o proponerme otros para la semana siguiente). Propuesta 1. Propuesta 2. Propuesta 3. Propuesta 4. Podéis votar haciendo clic en la casilla “clic y tweet” que queráis (ayudándome) o dejando un comentario (ayudándome menos). Vosotros hacéis Pensamiento Lateral. gracias Imagen | a4gpa

La próxima semana, en Pensamiento Lateral…



coffee-171653_1280 2
Me he dado cuenta de algo terrible. Cuando trabajas todos los días perfectamente, al 100% y sin un solo fallo, te estás comportando de manera normal. Que lo hagas perfecto es lo que se pide de ti. Que no tengas ni un solo fallo es lo nominal, no lo deseado en un trabajador, sino lo demandado en el día a día. Se da por supuesto que tú no puedes tener errores. La gente se equivoca, pero tú no tienes esa oportunidad. Lo complicado no radica en hacerlo todo bien, sino en no equivocarse nunca. Si te equivocas, estás perdido.  

Prohibido equivocarse


librosvacios 4 2
Una semana más, y vista la acogida, salen con gusto las palabras del reto de hoy. Os recuerdo que se han de formar con ella títulos de libros inventados, #LibrosVacíos. Y, sí, se admiten licencias como verbos conjugados, palabras extra, juegos de palabras…e incluso imágenes #LibrosVacíos002 Estas son las cinco palabras de esta semana. Preparados, listos…¡YA! Cejar Colisionar Vieja Escultura Monte #LibrosVacíos, el RETO: -Cejar -Colisionar -Vieja -Escultura -Monte info http://t.co/zmh3bbBvDe ¡Participa! — μCuentos (@miCuentos) Mayo 14, 2015   PD: Aquí no hay ganadores ni perdedores

#LibrosVacíos 002