Que sepas que te vas a morir 4


Siempre he tenido bastante claro que iba a morir. Desde niño, a pesar de que nunca tuve la muerte cerca. Ni en familia ni amigos, la primera muerte ha venido ya más bien tarde, cerca de la treintena. Y sin embargo llevo siendo consciente de que no iba a durar para siempre (qué putada) desde que tengo memoria. Siempre he entendido el cuerpo humano como una máquina de desgaste con una duración limitada.

Tras contar un par de recuerdos, me encantaría leer los vuestros ;)

que sepas que te vas a morir

El primer recuerdo que tengo de ser consciente de lo que supondría mi propia muerte fue durante la exploración un tanto irresponsable de un camino bastante peligroso. Este no podía tener más de dos palmos de ancho, y estaba rodeado por una pared de roca a un lado y una caída de muchos metros al otro. Yo tenía entre 7 y 8 años y acompañaba a otro niño de mi edad (así como arrastraba a mi hermano pequeño a un peligro completamente innecesario). Sigo recordando perfectamente el momento en que pensé «mejor nos volvemos».

El segundo fue algo más profundo, y no basado en la adrenalina. Me encontraba leyendo una versión infantil de «Los viajes de Gulliver» y llegué hasta que los struldbrugs aparecen. Para el que no lo sepa, los struldbrugs son los habitantes oriundos de la nación de Luggnagg. Aunque nacen como tú y como yo, ellos no llegan a morir. Solo envejecen para siempre, relegados a una vida de tortuosa inactividad, y prisioneros de sus propios cuerpos. En mi ingenuidad, me recuerdo pensando algo así como «a mí que me dejen como estoy».

Sin embargo, era muy pequeño, y aunque ambos pensamientos fueron un shock, dudo que durasen más de unos segundos. Llevo aceptando que me voy a morir desde que recuerdo, y tampoco es algo que me quite el sueño o me preocupe demasiado. Todo el mundo muere, ¿no? Pues eso.

Reconozco que me resulta una putada no poder contemplar los avances científicos del siglo XXV, ver cómo colonizamos nuestro sistema solar o cómo muere una estrella. Pero podría ser peor. Podría estar atrapado en la Edad Media y que me obligasen a presentarme voluntario para una cruzadita.

Estoy muy interesado en leer sobre vuestra percepción de la muerte, del momento en que descubristeis que no erais inmortales, y lo que supuso en la perspectiva de vuestra vida. Solo, claro, si queréis contármelo ;)

  • http://www.ucronias.com/ Carlos H

    Es curioso. El primer recuerdo que tengo sobre mi mortalidad fue siendo pequeño. Recuerdo estar en la cama rezando a Dios para que nos hiciese inmortales a mi familia y a mí. En aquella época creía que un poder divino podría salvarme de mi mortalidad.

    Es curioso como en aquella época creía en un ser superior y sin embargo no creía en la vida después de la muerte, algo no me encajaba. Tal vez desde pequeño no me cuadraban las historias que me habían contado. Lo gracioso es que ahora de adulto he dejado de creer que existe un dios y sin embargo creo posible la inmortalidad. Tal vez no para nosotros pero quien sabe si para las futuras generaciones.

    Lo cierto es que sería una putada que fuésemos la última generación en ser mortales. Pero al menos puede quedarnos el consuelo que alguna de esas personas inmortales nos habrá conocido.

    - Tuitea este comentario

    • http://www.pensamientolateral.org/ Marcos Martinez

      Me ha gustado MUCHO este comentario porque abre muchas puertas. Salvo una infancia religiosa, estamos a la par cuando hablamos de que la inmortalidad es posible. Imagino que te refieres a gracias a la ciencia. Yo aún espero poder cambiar célula a célula mi cerebro en algún momento de la vida hasta convertirme en un ciborg o algo. Pero ya verás como me atropella un autobús la semana antes de que se descubra jejeje

      Muchas gracias por contestar y compartir esto. Es muy interesante ver tu evolución.

      - Tuitea este comentario

      • http://www.ucronias.com/ Carlos H

        Si, por supuesto, me refiero a la ciencia. Tal vez por que he comentado lo de rezar y tal, parece que haya tenido una infancia muy religiosa. Lo cierto es que no fue especialmente religiosa. O al menos no mas que las infancias de las personas de mi generación (treinta y…). Hice la comunión y poco más, pero si que se estilaba rezar sobre todo en esos años de catequesis. Si tú no tuviste que hacer la comunión entonces te envidio jaja.
        En cuanto al tema de la inmortalidad, si la ciencia médica avanza lo suficiente en estos años, tal vez nos permita aguantar hasta que puedan transmitir nuestro cerebro a un robot jeje, mientras tanto aléjate de los autobuses y no salgas mucho de casa.

        - Tuitea este comentario

        • http://www.pensamientolateral.org/ Marcos Martinez

          Ni comunión ni bautismo. Mi abuela materna me protegió contra aquél circo ;)

          - Tuitea este comentario