SERVICIOS DE CHAT – ¿BUENAS DECISIONES DE MARKETING Y ESTRATEGIA O ERRORES GARRAFALES?


Cualquier persona que me conozca a nivel personal sabrá que siempre he sido pro-Google, no por el hecho de ser una marca pionera o líder en tal o cuál segmento del mercado, sino porque simplifican mi vida y agrupan todo mi mundo-online en unas cuantas aplicaciones y servicios integrados. 

Hace dos días me enteré de un cambio en el servicio de Skype, que me bombardeó con el siguiente emergente al abrir el programa en el ordenador: 

Resulta que Skype abandona el entorno de PC. ¿El motivo? Según sus comunicados el uso cada vez mayor en dispositivos móviles les fuerza a focalizar en estos servicios casi todos sus recursos a día de hoy, y en un futuro se prevé que demanden más atención. De modo que Skype se sale de nuestros ordenadores para aparecer tan sólo en nuestros dispositivos móviles. Para mí a nivel personal se trata de un “Menuda mierda” en toda regla. Una de las ventajas que ofrecía Skype, al igual que GoogleChat/Hangouts era que una conversación que mantienes con alguien por la calle aparece automáticamente en tu ordenador, donde puedes continuar con ella sin interrupciones, pudiendo trabajar en el PC al tiempo que organizas tus relaciones mediante el chat. Ahora esto será imposible.
La pregunta es: ¿Qué diferenciará a Skype de servicios como WhatsApp, Line o Spotbros? Absolutamente nada. Aquello que hacía que tuviese un alto mercado lo van a vapulear este diciembre, por lo que probablemente deje un reguero de clientes que se acabarán yendo a otros servicios, tanto integrados en redes sociales como Google+ o Facebook como servicios externos del tipo Spotbros (más dedicados a las conversaciones que al hecho de organizar una vida social).
Ahora a migrar a todos aquellos contactos con los que hablaba a través de este servicio (porque por el móvil no hablaré, es más lento).
Y justo esta mañana me he topado con la siguiente noticia:
WhatsApp ha comenzado a insertar publicidad en la propia ventana de chat, lo cual es tremendamente violento e incómodo para el usuario. El hecho de que aparezca publicidad en una ventana de chat ya es molesto, pero si además la incluyen entre las líneas de la conversación se ganará la enemistad de muchos usuarios.
 
Esto lleva a pensar en varios escenarios posibles, y uno de ellos puede ser el peor de todos. Si se caen la mitad de los servicios con alta cuota de mercado los usuarios finales de los productos nos encontraremos con un abanico muy pobre de ofertas, en las que las compañías nos delimitarán mucho (cada una con su política) algo fundamental en la sociedad actual: un foro público.