blogger


blogger 3
Hace poco me comentaron que hablo bastante mal: maldigo, insulto, me cago en muchas cosas y mis coletillas usan palabras malsonantes. Y es cierto, joder, hablo de puta pena. Podría tratar de reformarme, pero no me interesa en absoluto. Curiosamente, cuando maldices y te quejas, la gente se une a ti y se crean sinergias chulas. Creo sinceramente que las llamadas “palabrotas” ayudan mucho a liberar tensión, al igual que usar de saco de boxeo a un enemigo o salir de una oficina cerrando la puerta como si la fueses a arrancar de sus goznes. Pero, diferencia de las puertas y los Nemesis que encontramos por la vida, las palabrotas no te llevan de cabeza a una multa o una represalia legal. Al menos no siempre. Todo esto para explicar el título del artículo (pues empezamos bien). Con “chupársela” no me refiero a que os remanguéis la camiseta, os pongáis de rodillas y os metáis su pene (o similar) en la boca. Obviamente es una bonita metáfora para “hacerle la pelota a tu blogger favorito“. Hacerle la pelota mucho. Pero hacer la pelota es demasiado suave, demasiado “light”. “Chupársela” lleva implícito connotaciones de bajada de pantalones y casi servidumbre que la otra expresión no guarda. Entraremos al tema, y veréis a lo que me refiero, y por qué uso esa expresión y no otra.

Por qué chupársela a tu blogger favorito


estad 4
Esto no es genérico, no me gusta lo genérico. Son soluciones claras para aumentar tus visitas. Personalmente uso Jetpack con WordPress. El que acabe de empezar en el mundo blog y no se entere de lo que he dicho que mire tutoriales o me deje un comentario y se lo explico con más detalle. Veo constantemente a la gente desquiciada por conseguir visitas a su web o blog, malgastando tiempo y a veces hasta dinero en ello cuando puede focalizar mucho más gastando menos tiempo y obteniendo mejores resultados. Paso cero: ¿Para qué quiero las visitas? Lo primero que tienes que cuestionarte es si realmente quieres que la gente te visite, o que te deje comentarios, o que comparta tu contenido, o todo esto junto. Y por qué. Y para qué. Y lo que harás con ello. Si no lo sabes, mal vas. Primer paso: lee las estadísticas Os presento mis estadísticas más importantes de hace dos días. He retirado los lugares que me mandan una o dos visitas, poniendo en 4 el mínimo. Os recomiendo algo similar al Principio de Pareto: sumad todas las visitas. En mi caso: 287. Ahora multiplicadlas por 0.80 para obtener su 80%. De nuevo en mi caso: 229. Ese es mi límite de atención, donde voy a poner mi foco y donde me voy a esforzar al máximo con la difusión. A fin y al cabo, son los que me hacen caso. Segundo paso (y último): crear campañas específicas Voy a hablar de mi caso particular… Twitter Si antes lanzabas un tweet por artículo ahora lanza dos, separados al menos ocho horas entre sí. Interacciona con todas las personas que sepas que les puede gustar tu blog en esa red social. Consejo para Twitter: incluye un título, un enlace y, si puedes, una foto. Los tweets con estas características se retweetean más y se leen mucho. Google+ Por lo general los usuarios de esta red social se quejan de que no hay actividad en el tablón, pero es porque no han mirado bien. Google+ tiene algo que no tiene ninguna otra red social (no os penséis que Fb lo tiene porque en realidad es un sucedáneo y funciona fatal): las comunidades. ¿Tu blog es de mecánica? Busca una comunidad de eso. La gente está ahí por algo: les gusta la mecánica. Publica en ese pequeño foro. Muchos tienen hasta 50.000 seguidores dependiendo del sector. No te aconsejo que montes tú uno, es mejor usar lo que crea otro a menos que tengas ya una comunidad importante. Facebook Tus amigos de toda la vida. ¿Cómo iba a faltar esta red social entre las primeras? Por aquí te lee tu primo y hasta tu madre, y alguno de los amigos del trabajo lo usan para tocarte los huevos. ¡Perfecto! Cuantos más “me gusta” más visibilidad. No te cortes en pedir a la gente de tu entorno que comparta tu enlace. Cuanto más se comparta, de nuevo, más visibilidad y más arriba estará. Pocket Este es un […]

Más visitas a tu blog, el poder de las estadísticas