contabilidad


Cálculo del XXX, nótese una falta absoluta de conocimiento de las reglas de preferencia del paréntesis 4
Hoy voy a suspender un examen porque los conceptos sobre los que habla para mi son muy parecidos a la magia o el budú: están desordenados, no tienen mucho sentido y, además, no resultan nada atractivos. Me estoy refiriendo a la contabilidad y las finanzas. Tengo una batalla perdida contra la contabilidad. Bueno, no contra la contabilidad en general. He de decir que me he administrado mi dinero desde siempre y la gente se sorprende al saber cómo lo estiro. Soy maniático y todo queda registrado: una entrada para el cine, el pago de la factura del teléfono, un refresco… Todo lo llevo a modo de control, para saber qué es lo que gasto, cuándo y de dónde quitar. Pero claro, al parecer la contabilidad al uso (la de los contables del día a día) está por encima de las normas básicas tanto lógicas como matemáticas, y por eso: Lo que resta puede ir sumando para según qué cuentas, y a veces en vez de poner un signo de menos puedo poner un paréntesis para verlo más claro. Eso sí, los colores en una hoja excel ni ocurrírseme. El paréntesis lo pongo englobando la operación porque me sale de los cojones (véase la fotografía, donde se supone que las pérdidas restan al beneficio en vez de multiplicarlo con signo negativo). Defino rendimiento no con la fórmula del rendimiento, sino con la que a mi me da la gana. Inlcuso puedo decir que 0,25% es lo mismo que 25%. Puedo trabajar sin unidades (en serio, sin ninguna en absoluto) durante desarrollos de tres o cuatro folios. Puedo hacer varias sumas y restas en vertical, sumando el resultado de una al de otra, y eso se lo resto a tal o cual cantidad. ¿Para qué me voy a liar haciendo varios pasos lógicos y formalmente correctos si te lo puedo poner todo como una sucesión de sumas sin ningún signo de operación de por medio? 4,1 % es 4%, y 3,9% también es 4%, y a la mierda. Los millones los pongo yo como una M, o como una m, pero mi vecino los pone como “kk“, y a veces podemos incluso trabajar sin ningún tipo de coma. 0,25 evidentemente hace referencia a un porcentaje. Si no lo entiendes es porque no estabas atento. Al dividir “unidades monetarias” entre “unidades monetarias” me puede salir un resultado en meses. Yo molo. La notación científica es para maricones. Si me tengo que liar a ceros, los pongo, aunque sean 24 y no tenga sentido. Los subíndices me los paso yo por el forro de los coj****, y por eso CV no es lo mismo que CV. “No, Marcos, la contabilidad es algo muy serio, y hay normas.” Ya. Pero todavía no he encontrado un solo libro en el que al pasar de página en determinados capítulos se respete la nomenclatura que le precede. Es por eso que beneficio neto puede escribirse como BºN, BDIT, EBITDA, BN o Bfn a veces de modos diferentes, ¡dentro de […]

Hoy voy a suspender un exámen. La estrategia de la cebolla


Lo aburrido que resulta así
Estoy seguro de que millones de contables con vidas trepidántemente grises estarían en desacuerdo con mi modo de ver la contabilidad. No digo que pasar la vida entre balances contables no sea fascinante, digo que preferiría arrancarme los ojos con sendos tenedores antes de tener que hacer eso toda la vida. No obstante he encontrado una aplicación práctica a la contabilidad, por supuesto una contabilidad útil y no la moderna, en la que los signos negativos existen y las restas se realizan de arriba a abajo, donde “Haber” es lo que tengo y “Debe” lo que debo. Esta es, por si os lo preguntáis, la cuenta de Ingresos y Gastos de las calorías que entran. A nivel personal no la uso, primero porque no tendría tiempo para introducir todos los datos, y segundo porque ya uso una herramienta llamada Endomondo para jugar a quemar calorías. De modo que una tabla bástica dentro de este sistema sería algo como: Como se puede ver solo con un vistazo puedes ver por el total lo que has realizado como deporte por encima de lo que has comido o viceversa, así como contabilizar las horas de deporte, cuántas veces has almorzado o el tipo de comida que sueles prepararte. ¡Y todo en columnas! ¿No es maravilloso? Animo a los contables de todo el mundo a empezar a usar una columna para plasmar lo que se tiene o gasta en vez de dos en siete registros diferentes que dicen lo mismo.

La contabilidad aplicada a algo útil, y de un modo útil