Experimento


n6hwsz 2
Hace un tiempo, durante un debate con hashtag en televisión, me di cuenta de algo maravilloso: si te quejabas con alguien, había una alto grado de posibilidad de que esa persona te siguiese. A veces, incluso sin decirte nada, como si “quejémonos juntos” fuese un motivo para el que alguien te siga. Pero el caso es que me funcionó, y me puse a construir un experimento. Me gustan los experimentos, eso ya lo sabéis si visitáis esta página, claro. Y este en concreto tenía el oscuro secreto del de ganar seguidores prácticamente sin ningún tipo de esfuerzo más allá de una frase corta en un tweet. Me puse a diseñar los pasos que seguiría (y que han conseguido que 35 de mis 269 seguidores hiciesen clic para leer mis tweets de un modo habitual). Seguir una cuenta-protesta de Twitter    

Quejémonos juntos. O cómo ganar seguidores mientras me quejo