necesidades


Maslowianas 1
¿Qué ocurre cuando todas las necesidades maslowianas han sido resueltas? ¿Cómo se dobla nuestra mente ante el aburrimiento del triunfo personal? ¿Qué nos pasa por la cabeza cuando hemos alcanzado nuestros objetivos? En Japón, una cantidad inusual de personas se están suicidando. Algo ha hecho clic en sus cerebros y les ha llevado a la única solución lógica: necesitan suicidarse. No hablo de depresiones, pobreza o enfermedad, sino de casos de suicidas con trabajo, vivienda, pareja, hijos,… Personas con todas las necesidades cubiertas deciden quitarse la vida. Ocurre que, según Maslow, existen cinco necesidades que el hombre tiene que cubrir a fin de ser feliz. Bueno, qué puñetas, Maslow las puso en una pirámide, pero ya existían antes. Esta pirámide habla de las necesidades fisiológicas (comida, descanso, sexo,…), las de seguridad (techo, familia, salud, trabajo,…), afiliación (afecto social), reconocimiento (respeto, éxito,…) y autorrealización (creatividad, resolución de problemas, aceptación de los hechos,…). Resulta que hay algunas más, pero son necesidades irreales, virtuales, falsas o como queráis llamarlas. No son necesidades que tengamos que cubrir para ser felices porque, de hecho, se trata de aspectos en la vida sobre los que preocuparse o no carece de sentido. Todas tienen en común la imposibilidad de ser cubiertas, llevando a la locura, el suicidio o la depresión a las personas que las satisfacen. Necesidades de Damocles Muchas personas se sienten culpables de lo que han conseguido en la vida al triunfar. Algo así como estar preocupado por haber conseguido más que otras personas de su entorno (familia, amigos, vecinos,…). De hecho, se dan casos en los que se miente acerca del dinero ganado o la fama conseguida para que los demás no sepan sobre el triunfo propio. Esto cubre las necesidades de Damocles, que representan el miedo a perderlo todo de golpe por sus conocidos, o el de perderlos a ellos cuando la información salga a la luz. Así, esta necesidad se cubre con la mentira, pero nunca está lo suficientemente completa, porque siempre alguien ha podido descubrir algo. Necesidades del jardín del vecino Hay personas que no viven para sí mismas, sino que viven en la comparativa del verdor del jardín del vecino, sintiéndose profundamente pequeños si sus logros no pueden equipararse a los demás. Imaginad a un pintor que consigue un cuadro que es una obra de arte, sintiendo envidia por el escultor que le supera en el arte de la arcilla. De manera que corre a practicar con la representación tridimensional de objetos de barro, y tras muchos años consigue ser realmente bueno. Pero se siente profundamente insatisfecho por haber abandonado la pintura, campo en el que otros le están aventajando. El problema radica en que siempre hay alguien que tiene algo que nosotros no hemos conseguido. Necesidades de fantasía Se trata de aquellas que necesitamos cubrir pero no van a darse nunca. Como, por ejemplo, la necesidad de la compra de indulgencias, unos papelitos que la Iglesia Católica te vendía y que ponía tus pecados terrenales en un kit-kat. La […]

Las necesidades no reales de la Pirámide de Maslow


Maslow, cuando se le ocurrió su jerarquía de necesidades 1
Para los fans de Maslow mucho me temo que en este artículo no se hablará demasiado bien de él. Tampoco mal, pero no agradará saber que Maslow en realidad no ordenó las prioridades. Tan solo las puso en forma de pirámide. Todos conocemos, por un medio o por otro, la famosa Pirámide de Maslow de la que ya he hablado en alguna ocasión en este Blog. Es algo inevitable en todo Blog, creo. Resulta que justo antes de las navidades pasadas conseguí localizar un libro increíble. Tiene por título “La evolución de la industria”, y sería un libro común y corriente en cualquier biblioteca si no fuese la edición de 1915 (primera hasta donde le he podido seguir la pista). De modo que este libro era lo último en la época en que mis bisabuelos estaban vivos. Me preocupan un poco varios hechos. Este libro fue escrito antes de las dos primeras guerras mundiales y antes de nuestra tan filmada Guerra Civil Española (escrito, que no editado). Y, sin embargo, ya en las primeras páginas se alaba a Alemania en cuanto a capacidad de trabajo, tecnología y ambición. Llevo desde pequeño oyendo que el desfase cultural que tenemos aquí es debido a la Guerra Civil y al régimen dictatorial (que seguro ayudó a retrasarnos), pero me pregunto cuánto realmente si antes ya éramos unos lerdos. El segundo hecho preocupante es el establecimiento con todo lujo de detalles de la Pirámide de Necesidades de Maslow. Eso sí, viene a lo largo de varios capítulos sin diagramas ni esquemas piramidales. Es decir, que Maslow simplemente lo apiló (tal cuál) y se limitó a hablar de ello, y la cambió el orden a “Pirámide de necesidades”. Estoy buscando una temática poco conocida para hacer algo similar. Se aceptan propuestas.

Maslow copiaba en clase