Porno


porno marketing 5
Los españoles consumen porno a manos llenas. Literalmente. Somos 46,77 millones de españoles, de los cuales 800.000 acuden a diario a PornHub[i], el segundo portal pornográfico más visitado del mundo. Qué puedo decir, cuando uno hace alguna manualidad bien, le gusta hacerla siempre que puede. Teniendo en cuenta que existen muchos más portales, y aplicando el Principio de Pareto, cerca de un millón de españoles se masturban a diario con el porno. Un 2% de la población. La duración de la visita a PornHub suele ser de 8 minutos de media, tras los cuales hay que suponer que la misión ha sido cumplida y de nada sirve tener el navegador con porno. El Confidencial escribe: “La gente visita estas páginas para lo que las visitan, y cuando acaban lo que estaban haciendo, las cierran”. Más claro, agua. La pornografía actúa como válvula de escape, y sabe utilizar muy bien los eslogans para adultos: son claros, precisos y van directos al grano: ¿Harto de masturbarte? Haz clic aquí Maduritas quieren sexo Alargue su pene Este último es el que más me gusta porque viene acompañado de un gif en el que se ve el antes y el después de alguien sometido a esa técnica maravillosa. Al final el hombre consigue un vigoroso miembro anatómicamente imposible que, oh, casualidad, parece ser exactamente el mismo de antes pero ampliado con Paint (ya ni Photoshop). Los anuncios han sido simplificados al máximo para que alguien con parte de la sangre redirigida a otras zonas del cuerpo que excluyen el cerebro sean capaces de leerlo. La gente del marketing del porno son gente maja que se preocupa por ti en los momentos de mayor intimidad. Arriba podemos ver cómo se masturba la gente alrededor del mundo[ii]. Para los que digan que los españoles no vamos a la cabeza de nada, aquí está la prueba de que se equivocan, medido en litros entre la población de cada país. Pero lejos de un análisis simplista de actuar como una válvula de escape, el porno tiene muchos motivos para vender. Para empezar, “el porno vende que es posible vivir en un mundo en el que las mujeres más bellas siempre están dispuestas a satisfacer todos los caprichos de un hombre”[iii]. Lejos de tratarse de algo para ambos sexos, el porno está claramente orientado a varones de todo el mundo, quizá porque para ellos es más complicado conseguir relaciones sexuales, quizá porque son más vagos. Quién sabe. El caso es que el 70% de los consumidores de porno son hombres, y el mercado está claramente orientado a ellos. Además de vender historias, el porno tiene algo que ni las mejores páginas de Internet poseen: una excelente clasificación por categorías. Así, podemos leer “cum”, “facial”, “deepthroat” o “blowjob”, entre otras. Todas aluden a diferentes modos de interacción boca-pene (es como “polla”, pero en fino), pero cada una tiene su propio espectro y su YottaByte de vídeos en Internet (o más). La industria del porno tiene un marketing y un sistema de […]

El marketing del porno online


camiseta-caca 4
Ayer fui a una charla de un evento TEDx con Alberto Guijarro como moderador. El tema era la caca, un tema considerado como poco apropiado que nos saca la misma sonrisa que cuando hablamos de sexo o de pedos. ¿Por qué la caca es tabú? Es curioso cómo uno de los emojis que más nos gusta poner (caca) con 6 millones de usos es uno de los que menos se habla. Es sorprendente que se cumple una relación bastante absurda sobre lo que los seres humanos hacemos más y lo que hablamos sobre ello. A saber: todo el que trabaja gana un sueldo, pero nadie habla de ello; todos cagamos o nos tiramos pedos, pero nadie habla de ello; todos tenemos (o queremos tener) relaciones sexuales, pero nadie habla de ello. En la misma charla Alberto preguntó quiénes de nosotros anunciábamos públicamente que íbamos a cagar cuando íbamos a cagar en vez de utilizar eufemismos del tipo “Voy al baño”. Por supuesto los que me conozcáis sabréis de mi naturalidad para hablar de todos los temas del mundo: desde mi posición de creencias hasta la opinión política. Vivimos en un mundo en el que se supone que la información es importante, en el que los foros se construyen entre todos y en el que el conocimiento para la población de nuestro entorno parece constituir un hecho. ¿Por qué, entonces, no se habla de caca? Pues en la charla Alberto me despejó una duda que tenía desde el principio: ¿Será igual en todas las culturas? La respuesta es sí. Parece inherente al ser humano el evitar ciertos temas, y la caca está entre ellos. No conozco el motivo, supongo que me criaron de un modo extraño o poco normal, pero recuerdo perfectamente una anécdota de cuando tendría 6 o 7 años en un campamento que se montaba en una granja. En este campamento se te enseña el trato con los animales, a realizar actividades ya obsoletas y a apreciar la naturaleza. Los monitores, para llevar un control, preguntaban una vez al día (justo en la hora de la merienda, que era cuando estábamos calmados con nuestro bocadillo) si habíamos ido o no al baño, qué habíamos hecho y en qué estado. Es posible que hablar de ello con un bocadillo en la mano y delante de otros niños haya cambiado mi percepción de tabú. Me pregunto ahora qué me habrá pasado con el sueldo, la política, el sexo o la fe, y si estará todo relacionado. ¿Por qué debemos hablar de caca? Por supuesto hay varios motivos para hablar sobre este tema con amigos y familia. Desde el egoísmo médico de saber si soy regular al querer cambiar el mundo a mejor llevando sanitarios a donde no se tiene cultura de que existan o que sirvan para algo. Algo que aprendí es que el sanitario salva millones de vidas debido a que es un elemento que desinfecta nuestro entorno evitando enfermedades como la diarrea (que es la segunda causa de muerte para […]

Las princesas de los cuentos también hacen caca



Un gorrino (probablemente hispanohablante) No sé si conoceréis Google Trends. Si os dedicáis al SEO o lo tenéis cerca, seguro que sí. Se trata de una web-herramienta capaz de darnos una serie de datos sobre las búsquedas en Internet. En el momento en que lo conocí me pregunte qué tipo de información podría sacar de esta web, y realicé las típicas búsquedas que tuviesen que ver con mi blog tales como “relato” o “empresa”. Empresas típicas, así como combinaciones de ellas. A fin de cuentas ese parecía ser el objetivo de esta herramienta. No obstante, y para el cerebro de un tío, Internet no es solamente un lugar de enriquecimiento cultural o de intercambio de datos, un modo de aprender y llegar a ser más culto. Internet, para un tío como yo como un amigo (que me lo ha contado) es también un sitio donde: Encontrar accidentes, algunos de ellos mortales; Localizar cosas interesantes, de esas que aparecían en los márgenes de los libros de Ciencias Naturales y que era con lo único que te quedabas al final del curso; Trollear, tocar los huevos, e, incluso, ser expulsado una y otra vez de foros; Buscar guarradas. Quizá un 95% de Internet sea eso: buscar guarradas de las buenas. Por lo tanto me metí en Google Trends de nuevo para satisfacer mi curiosidad: ¿Cuántas veces busca la gente “porno”? ¿Cuántas veces busca la gente “sexo”? Uno de los artículos más importantes, documentados y resumidos sin la eliminación de puntos imprescindibles son: este (Cómo nació Internet) y este otro (Internet, ¿qué es? ¿para qué sirve?). Y, no obstante, ni “sexo” ni “porno” aparecen en los artículos. En ninguno. Es como si el negocio número uno en Internet no existiese, a pesar de que prácticamente todas las webs altamente frecuentadas tienen banners a webs de contenido sexual. La única referencia que he localizado es la siguiente, inserta como un comentario marginal en Wikipedia (Internet): “La pornografía representa buena parte del tráfico en Internet, siendo a menudo un aspecto controvertido de la red por las implicaciones morales que le acompañan. Proporciona a menudo una fuente significativa del rédito de publicidad para otros sitios. Muchos gobiernos han procurado sin éxito poner restricciones en el uso de ambas industrias en Internet.” No obstante, si abrimos un poco el abanico de la búsqueda nos encontramos con artículos interesantísimos sobre que, básicamente, Internet es porno y sexo: “Just how big are porn sites?“ De modo que tanto el porno como el sexo y sus búsquedas están “ocultos” tras un velo tabú que nos asusta a todos. Pues bien, tras las dos búsquedas de “sexo” y “porno” obtuve estos gráficos: Gráfico 1. “Sexo” vs “Sex” Además de decirnos que “sex” gana por goleada a “sexo” en las búsquedas nos dice que los de Cabo Verde tienen un antebrazo como una pierna. Aunque apenas se perciba, la búsqueda de “sexo” poco a poco, a lo largo de los años de la búsqueda ha sido menor, mientras que “sex” ha ido aumentando de […]

SEX O SEXO, PORN O PORNO. Seremos unos cerdos, pero nuestro inglés parece mejorar