reivindicar


vergüenza 6
De entre los comportamientos inherentes al ser humano que más me llaman la atención por absurdos, voy a hablaros hoy de la vergüenza ante determinadas situaciones en las que no deberíamos tenerla. Cuando llega el día de cobro en el trabajo y no ves tu cuenta corriente engrosada por el dinero que tu empresa debería haberte ingresado, esperas, esperas, y esperas. Esperas porque te da vergüenza decir que no te ha llegado el ingreso; te pones colorado si tienes que comentarles a tus jefes que se han olvidado de pagarte el mes. Pero el sueldo es un derecho contractual, es algo que te corresponde porque tú ya has trabajado, y por adelantado además. Tu jefe te exige que llegues a la hora, que hagas esto o aquello, a veces incluso te pide más de lo que debería, más de lo legal, como cuando te quedas una hora extra porque hay mucha carga de trabajo ese día y no te la pagan; o como cuando te acercas un fin de semana a la oficina a mirar algo que necesitan que compruebes con urgencia. Fuera del ámbito laboral, por ejemplo, en un bar, se puede dar la situación de que te cobren un euro de más por un trozo de pan que realmente no te han servido. Y parece que te da reparo hacer ver al camarero que, no sólo no has comido pan, sino que te lo están cobrando indebidamente. Entonces, si es obligación del jefe pagar; si es obligación del camarero cobrar sólo por lo que consumes, ¿por qué nos da tanta vergüenza indicarles su despiste o su error y reclamar que nos paguen o cobren como es debido? ¿Por qué nos ponemos tan nerviosos cuando de reclamar algo que nos corresponde se trata? ¿Es que tenemos el gen de la idiotez por defecto? ¿Será cuestión de la educación que recibimos, de cómo está arraigado ese tipo de costumbres en nuestra sociedad o depende del carácter personal de cada individuo en particular? ¿Vosotros qué pensáis? A mí no me queda claro, lo único que sé con certeza es que no pedir lo que es nuestro es de necios, y que muchos somos necios con conocimiento de causa, y sin poder evitarlo.

La vergüenza de pedir lo que es nuestro