Relación


Drowning 1
Te consideras una persona que sabe quién es, qué quiere y que tiene un sistema de valores firme, por lo que nunca llegarías si quiera a considerar que algún día serías el cordero perfecto de un manipulador. Es decir, a lo largo de tu vida tantas personas lo han intentado y siempre te has plantado y les has puesto un paro. Te sientes en ese sentido, fuerte. De repente llega a tu vida una persona buena, maravillosa, amable, podrías decir que es un ángel. Tú le abres tu corazón y le cuentas todo de ti. ¿Por qué no? Es una de las almas más hermosas que has conocido: la admiras, quieres ser como ella y quieres que conozca hasta lo más hondo de tu ser.

Presas de la manipulación