telecomunicaciones


photo-1423784346385-c1d4dac9893a 3
Todo está mucho más desorganizado de lo que parece. De hecho, muchísimos servicios modernos parecen nadar en un mar de tranquilidad solo porque el cliente final no percibe el descontrol, la inconsistencia y el absurdo del día a día de las empresas que le dan servicio. No puedo hablar de otros sectores porque no he trabajado en ellos, pero el sector de las telecomunicaciones es un entorno no ya dinámico o en constante cambio, sino turbulento hasta la estupidez, hasta el caos y la pérdida de tiempo y dinero.

Todo está mucho más desorganizado de lo que parece


images
Vivimos en una era informatizada, avances tecnológicos, Internet, conexión…(voy rápido porque esto ya os lo sabéis)…relaciones, redes, mensajitos, etc. Pero hay un problema increíble con la velocidad de crecimiento de los avisos de los últimos dispositivos. Hagamos un repaso por los sistemas de aviso de la historia. Es muy posible que me salte alguno. Si es el caso no me hagáis quedar muy mal. 1. El fuego Una fogata en la oscuridad era capaz de verse a kilómetros de distancia. Recordemos que eso de la contaminación no se llevaba y la gente era capaz de ver la casa de al lado. EL fuego podía ser un sistema de aviso un tanto orientativo. Podía, por ejemplo, ser otra tribu que venía a comerciar contigo. O a violarte. O a violarte y comerte. De hecho podía ser simplemente un incendio en mitad del bosque (un bosque es un lugar con árboles creciendo sobre la tierra en vez de en tiestos). Pensándolo bien era un mal método para comunicar algo. No obstante era bien visible, y de haberse generado un código anteriormente era capaz de transmitir información. 2. Códigos lumínicos Con el control del metal y del fuego se crea una serie de mecanismos de apertura de escotillas para transmitir una señar en forma de código de manera que podías retransmitir de colina en colina la información. ¿Problema? Necesitaba de mucha gente, coordinación, y de que nadie se fuese a mear en su turno, porque eso interrumpiría la cadena. 3. La electricidad Si os paráis a pensar la electricidad no es más que un torrente de cosas que no entendemos del todo yendo muy rápido a través de un metal. Y de ese movimiento de pequeñas partículas podemos generar una señal. Por ejemplo, mediante interrupciones. Esto vino genial para transmitir por código morse durante un tiempo. Poco, porque se inventó… 4. La radio Las ondas de radio no, eso ya estaba. El sol nos envía muchísimas ondas de radio a diario. Claro, que a la mayoría de la gente no le interesa mucho lo que dice. La radio se basa en una serie de canales hertzianos por los que la información puede discurrir en forma de onda. Si alguna vez has sentido el metro desde el nivel de calle por la vibración del suelo viene a ser muy similar, pero por su frecuencia limitada necesitamos de un dispositivo (originalmente llamado radio) para poder oírlo. 5. Las señales digitales Pasamos del metal receptor a enormes marañas de fibras ópticas (cristales en forma de tubo muy muy finos capaces de hacer rebotar un haz y llevarlo de un extremo a otro) que nos conectan con todos y con todo a la vez. 6. El mix moderno En realidad actualmente usamos canales hertzianos, sistemas eléctricos y señales digitales para comunicarnos. Cuando escribes una línea de whatsapp y la envías tu teléfono usa la electricidad para generar una onda que no puedes ver que llega a una antena situada en alguna azotea cercana. Cuando esto ocurre y […]

¿Qué tiene que ver la precognición con los avisos del móvil?