Ventas


Falso anuncio de pegamento que no existe 2
Durante la tarde de ayer quedé con unos amigos y estuvimos hablando en un parque sobre a lo que podemos dedicarnos en un futuro. Dos de nosotros vio el marketing como una opción viable. Y, por supuesto yo era uno de ellos. Saltando olímpicamente por encima de la pregunta ética de “¿Debo vender esto a alguien?” iremos directos al “Quiero y/o necesito venderlo.”. Y hay muchísima gente que necesita vender algo estos días. Sin ir más lejos ayer mismo tuve que rechazar cerca de diez papeles de publicidad de locales de restauración: flyers que acabarán en una papelera. Cuando le dije precisamente eso a uno de los chicos que las repartía me comentó que iban a acabar ahí de todos modos, que el objetivo era quitárselas de las manos. ¡No vender! ¡No hacer publicidad! ¡No convencer al cliente de que su local era el mejor! Sino deshacerse de aquellos papeles. Ese era su trabajo. Es como si un cirujano tuviese como meta no ensuciar un quirófano o el dueño de un bar tuviese el objetivo de dejar las mesas lo mejor recogidas posible para el día siguiente. Del todo absurdo. Ese chico ha sido contratado por un motivo que ni siquiera entiende. Él no es parte del local, él es solo un dispensador de papelitos que la gente tira a la basura. No sé cómo respondería a la pregunta de “¿Tú a qué te dedicas?”. Probablemente te diese un papelito y se quedase sonriendo con la esperanza de que tú hicieses lo mismo. La publicidad, dentro del marketing, tiene que cumplir un objetivo muy concreto: llegarte a la patata. Y no importa cómo lo hagas. Haz reír, haz llorar, haz que la gente piense, pero NUNCA, NUNCA, NUNCA, les dejes indiferentes. Ayer, sin ir más lejos, inventé una familia de formas planas para hacer entender un concepto bastante básico. Y lo hice porque en un futuro quiero que la gente recuerde el Trilongato de Barreras. Y hoy he hecho para que os riáis la imagen de arriba. Porque por muy seria que sea una empresa de pegamentos falsa seguro que con humor vende algo más. Y tú, ¿cómo vendes cuando vendes?

Publicidad que te llegue a la patata


harto de masturbarte 2
Ya sabéis que lo mio es romper el paradigma completamente y, si es posible, provocar. Y es muy probable que hayas llegado hasta aquí siguiendo un hipervínculo que decía: “¿Harto de masturbarte? Haz click aquí.” Desde hace unos días estoy buscando eslóganes para esta web, creo que es importante tener uno con el que identificarse (de modo que se admiten sugerencias). Tras mucho investigar he llegado a las siguientes conclusiones. Aunque para gran parte de los eslóganes se puede aplicar lo que aparece en negrita, he preferido distribuirlos así para que sea más fácil ver lo que dicen: El eslogan puede ser corto o medio, nunca largo. No queremos aburrir al lector potencial, y necesitamos que se recuerde. “Think different“ Cuando Apple Computer lanzó este eslogan en 1997 tenía un objetivo: hacer que el cliente potencial (y el que ya lo era) sentirse únicos y especiales con un objeto estandarizado. “¿Y si nos levantamos?“ Un gran spot de Coca-Cola con un trasfondo de pensamiento lateral. Debe incluir al lector, o que se sienta identificado El lector debe sentirse identificado, tiene que saber que hablas de él. …no lo hagas… En esta campaña de White Label te insiste que persigas tus pasiones, o que las dejes de lado si, en realidad, no lo son. Me encuentro totalmente de acuerdo con el creador de esta campaña. “Just do it“ Nike, en la línea de White Label, sigue adelante con su campaña de ánimo a hacer aquello que deseas que le llevó al éxito. El imperativo ayuda, y mucho   Eres lo que serán Con este eslogan, Estilo Lexus nos persuade de que seamos como los demás querrán ser.  Vuelve a casa por Navidad Todos recordamos este anuncio cíclico de Turrones el Almendro que nos recuerda a la Navidad. ¡¡¡¡No tiene ni que tener sentido!!!!   Es raro, pero los eslogan no tienen que ir en la dirección de la empresa, incluso pueden ir a la contra. No es engañar, simplemente no decirlo todo: Think different…pero compra el teléfono que todos quieren. ¿Y si nos levantamos? Y, sin embargo han acallado a sus trabajadores. Just do it. Pero compra mis zapatillas. “…no lo hagas”. Cuando en realidad te retan a hacerlo. Eres lo que serán…pero no hasta que no compres el coche Vuelve a casa por Navidad, pero lleva turrón.  ¿Y lo del porno? ¿A qué venía? No podemos olvidar que, aunque sea un tema tabú (y por lo tanto uno de esos de lo que a mi me encanta hablar) el porno es, y tiene visos de seguir siendo, el negocio más importante del mundo.  Y tengo la impresión de que es un sector muy poco estudiado. Yo estoy estudiando en una escuela de negocio y este sector no ha aparecido en ningún texto, ni de grandes autores ni de autores pequeñitos como yo. No ha aparecido ni de refilón. De manera que aquí estoy yo para corregir esa situación. ¿Por qué el porno tiene tanto éxito? Satisface una necesidad La norma […]

“¿Harto de masturbarte?” Eslogans y otros motivos del éxito de la pornografía a nivel mundial