Vaso medio lleno, vaso medio vacío 2


Plantéatelo así: vende el vaso. Así se te pasará la tontería de pensar si está medio lleno o medio vacío. O bébete su contenido, que para el caso es lo mismo, y serás el excepcional poseedor de un vaso vacío, lo que no está nada mal. Puedes llenarlo de cualquier otra cosa, como por ejemplo palillos y presentarte voluntario para la temida Prueba del Palillo.

chupito

Siempre me ha hecho gracia eso del vaso medio lleno o medio vacío como una forma de analizar cómo de triste o contento estás, y cómo observas el mundo. Yo no necesito el vaso, al menos no tan grande. Fíjate bien: te dan un vaso por la mitad. ¿No es evidente? O bien le falta agua o te han dado un vaso demasiado grande como para el agua que iban a echar dentro. Eso, por supuesto, te lo dice un ingeniero.

El matemático podrá afirmar que el vaso está 1/2 lleno, 1/2 vacío. Un físico de instituto te dirá que el vaso se encuentra prácticamente vacío, mientras que uno un poco más avanzado que el vaso se encuentra más lleno de lo que parece. Pregunta a un artista y te dirá que es un vaso bonito, feo o indiferente. Pero claro, esto supone que se han replanteado la pregunta original (totalmente condicionada):

¿Está el vaso medio lleno o medio vacío?

Esto es similar a preguntar a tu madre “Mamá, ¿recojo la ropa o ya si eso la recoges tú?” condicionando la respuesta a la pregunta y llevándote por ello un par de hostias bien dadas. (Las madres huelen estas cosas).

Para poder responder todas esas ideas que he escrito en el segundo párrafo o en el primero tenemos que abrir un poquito más el abanico de nuestra visión y preguntarnos, por ejemplo:

  • ¿De qué está hecho el vaso?
  • ¿Puedo ver una foto?
  • ¿Es eso agua?
  • ¿Me lo puedo beber?
  • ¿Cuánto me da si me lo bebo?
  • ¿Me lo puedo llevar a casa?
  • De primero, legumbres.
  • ¿El baño, por favor?

Lo que está claro es que si alguien te hace una pregunta así es que quiere saber cómo vas de ánimo, qué tipo de persona eres, cómo te comportas o cuánta felicidad llevas dentro. Hazle sufrir un poco con respuestas propias del pensamiento lateral, que tenga que escarbar un poco más y ponerte (por lo menos) un chuletón junto al vaso. Y ya si eso mejor una copita de vino. Por acompañar.

Y tú, ¿cómo ves el vaso?

  • http://annoys.wordpress.com rachael calabrian

    Te va a encantar, esta frase ni siquiera es mía, pero como me ha recordado tu artículo y no había respondido nada…:

    “El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender” (Plutarco de Queronea)

    :) Un saludo (y gracias) Me encantan las etiquetas que pones, parece hecho aleatoriamente, e incluso a lo loco, diría yo…

    - Tuitea este comentario

    • Marcos Martinez

      ¡Ahora mismo a buscar información sobre Plutarco y sus plutarcadas!

      El tema de los metadatos, o etiquetas, es complejo. Cuanto más leo sobre ello y SEO más me doy cuenta de que lo mejor es poner aquello que identifique la esencia del artículo (si es que consigo encontrarla).

      - Tuitea este comentario